Enemigos que te están dañando la cara

Publicado el: 15 de agosto del 2017 a las 06:16 pm . Por brendamora

Hay maneras obvias de dañar tu piel: tostarte al sol o pasarte horas al remojo en una piscina con mucho cloro. Pero también las hay menos obvias, como los siguientes 5 objetos y hábitos comunes que jamás pensarías que te pueden rasgar, secar e irritar. Se encuentran a nuestro alrededor y es muy probable que estés expuesto todos los días al menos a una.

Tu teléfono: Tu teléfono es el único objeto que está en contacto con tu cara todos los días. Y no lo lavas nunca. Según algunos estudios, tu móvil está cubiertos de más bacterias que ciertas superficies del cuarto de baño. Tienes dos opciones: utilizar auriculares para contestar a las llamadas o pasarle regularme toallitas limpiadoras.

Tu aftershave: Te afeitas y luego te das palmaditas en la cara con la misma loción para el afeitado que utilizaba tu padre. Huele bien y pica un poco, pero eso es lo que hacen los hombres. Pero también es muy probable que su alto contenido en alcohol te esté secando la piel. Si tienes la piel muy aceitosa, los tónicos secantes y astringentes pueden ayudar, pero con la edad podrían hacer más mal que bien. Tú eres un hombre moderno: mejor utiliza una crema hidratante.

Tus comidas: Pasar directamente del desayuno a la cena se te nota en la cara. Al saltarte comidas estás cortando el flujo de nutrientes que necesita la piel para tener un color saludable. Nos referimos a las proteínas, vitaminas o grasas saludables. Así que ya sabes: procura añadir proteínas a tus platos. Y matarás dos pájaros de un tiro: no sólo mejorará el aspecto de tu piel, también lo hará el cabello.

Tu almohada: La noche es el momento por excelencia para descansar y recargar las pilas. También es cuando las piel se refresca y se desprende de la piel muerta, que se quedará en tu almohada junto al aceite y las toxinas ambientales que se te van pegando a lo largo del día. Para evitarlo te recomendamos que te laves la cara con jabón antes de ir a dormir. Y echa a lavar la almohada una vez a la semana (como mínimo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *