Médicos cosieron la mano al abdomen de un joven tras sufrir accidente

Publicado el: 27 de agosto del 2017 a las 08:16 am . Por isaacrivera

Una máquina que no fue reparada a tiempo por los dueños de una fábrica le causó a un joven la amputación parcial de los dedos de una mano, apretada por dos tubos a una presión industrial y quedó irreconocible en una forma grotesca.

Un año después del accidente, la terapia aplicada por los médicos muestra notorios avances, luego de pasar tres semanas con lo que quedaba de sus dedos “insertados” en un “bolsillo” de su propio estómago.

Los especialistas del Southmead Hospital cosieron la mano de Anthony Seward, de entonces 20 años, a su vientre, con la intención de darle un revestimiento de piel y continuar el flujo sanguíneo.

Este tipo de procedimiento fue usado por los cirujanos a inicios del siglo XX y se aplicó con frecuencia en la Segunda Guerra Mundial. “Ahora es raro ver heridas que necesiten este tratamiento”, indicó James Henderson, médico que participó en la cirugía, en declaraciones a la BBC.

Según explicó, las heridas eran tan severas que los tratamientos sofisticados de trasplante de piel no serían suficientes para tratar la situación.

Luego de tres semanas, los médicos separaron la mano del estómago y continuaron aplicando injertos de piel.

Posteriormente, han realizado más operaciones, con los que lograron separar en tres especies de falange y otorgarle mayor movilidad al paciente.

Hederson explicó que podrían hacer trasplantes de los dedos del pie para conseguir mayor capacidad de agarre.

El joven ha perdido tanto su trabajo en la fábrica como sus posibilidades de apoyar a los bomberos de la zona. “Quiero agradecer a los médicos, paramédicos y enfermeros que me trataron. Hicieron un trabajo fenomenal”, señaló. Sin embargo, agregó: “Han sido 12 largos, dolorosos y difíciles meses”.

Por ello, se encuentra en un litigio judicial con la empresa para lograr una compensación. Según admitió la propia firma, las condiciones del equipo no eran las adecuadas y el accidente pudo evitarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *