Muñeco de vudú provoca una posesión demoníaca masiva en Nicaragua

Publicado el: 14 de marzo del 2017 a las 11:51 am . Por GonzaloMartínez

El Ministerio de Salud de Nicaragua está trabajando para ayudar a los funcionarios de un pequeño pueblo en Nicaragua, con más de 30 habitantes que aseguran haber sido “poseídos por el diablo”. Y el origen: un muñeco de vudú. Esta no es la primera vez que ocurre una posesión en masa en esta área, es más sucede tan a menudo que este fenómeno tiene un nombre, “Grisi siknis” o también llamado “locura de la selva”.

Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, informó a través de un comunicado del Ministerio de Salud, que el nuevo brote de “Grisi siknis” ha ocurrido en la comunidad indígena Santo Tomás de Umbra, municipio de Waspam, de la Región Autónoma del Caribe Norte, zona habitada en su mayoría por indígenas miskitos.

“El brote de locura colectiva es el segundo detectado en las últimas cuatro semanas”, explicó Murillo. “En la comunidad de Santo Tomás de Umbra se han presentado 27 casos de indígenas con delirios y gritos.”

De acuerdo el comunicado oficial, el primer brote de “Grisi siknis” tuvo lugar el 10 de febrero en la comunidad de Raití, Alto Wangki, ubicado en la Región Autónoma del Caribe Norte. Un pequeño número de habitantes sufrió convulsiones y alucinaciones y muchos corrieron hasta desmayarse, para despertarse más tarde sin recordar nada. Un nuevo brote “locura de la selva” avanzó hacia Santo Tomás de Umbra, donde el brote fue mucho más grave. Murillo comentó que a pesar de que los afectados ya están siendo atendidos por médicos convencionales, el Ministerio de Salud está buscando otro tipo de ayudas.

Los indígenas miskitos, del Caribe norte, creen que el verdadero origen de “Grisi siknis” son espíritus malignos. Los afectados muestra ciertos síntomas, como náuseas, ansiedad, mareos, ira irracional, o visiones de espíritus y demonios. Ellos creen que el demonio pasa de persona a persona cuando el afectado dice el nombre de otro. Marisela, una curandera tradicional de Santo Tomás de Umbra, dijo a los medios locales que el origen de este brote de “locura de la selva” es un muñeco de vudú con un lazo negro y una cruz marcada en su cara. Al parecer, este muñeco de vudú fue ritualizado con energía negativa y poseído por espíritus malignos.

Los habitantes de Santo Tomás de Umbra decidieron quemar el muñeco de vudú, con el objetivo de acabar con la maldición. Por su parte, el Ministerio de Salud de Nicaragua preferiría que los afectados fueran atendidos por profesionales médicos ya que creen que se trata simplemente de histeria colectiva repetida (que también se produjo en 2003, 2009 y 2014) y culpan a los chamanes nativos de haber difundido historias irreales sobre espíritus malignos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *