Tips para una salud bucal sana

Publicado el: 17 de agosto del 2017 a las 09:39 pm . Por jacquelineflores

 

Cuando nuestra salud no es óptima, nuestro cuerpo suele hacérnoslo saber. No importa el dolor que sintamos, siempre hacemos algo al respecto.

Sangrado de encías.- Puede indicar gingivitis, que es una fase inicial de la enfermedad de las encías o periodontitis. Si no es tratada, puede desarrollarse hasta provocar la pérdida de piezas dentarias. También puede estar relacionada con un cepillado demasiado vigoroso o con un cepillo de cerdas demasiado duras, por lo que puedes comenzar por cambiar por uno más blando y ser más suave en los movimientos.

Mal aliento.- Es uno de los problemas más habituales y puede tener varias causas. Se suele producir cuando quedan restos de comida en la boca, que luego son atacados por las bacterias que se acumulan durante el día. Cuando las bacterias descomponen la comida, se genera el mal olor. También aumenta el riesgo de sufrir caries y gingivitis, por lo que es importante atender el problema.

Dolor de mandíbula.- Cuando duele la mandíbula sentimos molestias durante todo el día. Muchas veces este dolor es el resultado de que hemos bruxado, es decir que nuestros dientes rechinaron durante la noche y mantuvimos los músculos de la mandíbula en tensión. Suele ser señal de estrés y solucionarse con cambios en el estilo de vida y el uso de una placa dental; aunque si el dolor persiste es necesario consultar al médico. 

Dolor en los dientes.- ¿Sientes una ráfaga de dolor al beber líquidos muy fríos o muy calientes? Si la idea de un café o un helado te hace temblar, seguramente sufras de sensibilidad dental. Ésta aparece cuando queda expuesta la dentina, que es la capa que protege al nervio en tus dientes. Esto puede deberse a que las encías se han retraído, o a que el esmalte dental se ha debilitado. El dolor suele dificultar la higiene bucal diaria y puede llevar a la aparición de caries o enfermedades periodontales; pero una buena limpieza es esencial para solucionar el problema y mantener tu boca sana.

¡Consulta a tu odontólogo! El mejor tratamiento suele ser la prevención

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *