Nunca está de más “una manita”

Publicado el: 19 de abril del 2017 a las 08:33 am . Por isaacrivera

La masturbación es una excelente herramienta para conocer cómo y dónde sientes más placer, lo que además te ayudará para tus relaciones, ya con compañía.

Pero la rutina también puede afectar esta práctica y cada vez te puede costar más conseguir un orgasmo. Si te sientes identificada con esta situación o sólo tienes ganas de experimentar algo nuevo, checa estas cuatro posiciones (diferentes) para masturbarte.

Llega al punto G

Aunque existe un gran debate sobre la existencia, o no, del punto G, no hay duda alguna de las grandes sensaciones de estimular esta zona. Recuéstate y lleva tus rodillas al pecho. Inserta uno o dos dedos hasta el fondo, presiona la pared frontal de la vagina, llevando tus dedos hacia a ti (cómo si le pidieras a alguien que se acercara). Para variar las sensaciones, baja una pierna y coloca una almohada sobre tu cadera.

Círculos de placer

Si la presión excesiva del clítoris te hace sentir incómoda, entonces te aconsejamos realizar el siguiente ejercicio. Sentada (cómoda) de tal manera que tengas acceso entre tus piernas, usa tu dedo índice para dibujar un “círculo” alrededor de tu clítoris. Empieza lento, todo depende de tus reacciones. Aumenta la velocidad y la presión. Lubrica tus dedos de ser necesario.

Boca abajo

Esta posición te llevará a otro nivel de placer… en serio. Primero acuéstate sobre tu estómago con una mano entre tus piernas y estimula con ella el clítoris y pubis, frotando tus piernas y moviendo tus caderas arriba y abajo.

Golpecitos

Si acariciar-frotar tu clítoris ya no surte el mismo efecto o quieres probar algo nuevo, te aconsejamos que le des pequeños golpecitos con la yema de uno de tus dedos. Es una gran forma de variar la velocidad y la presión. Te sugerimos que te recuestes de lado con una pierna extendida y la otra doblada. Separa tu labia gentilmente a los lados y aplica una gota de lubricante sobre el clítoris. Con la otra mano da los golpecitos, variando la presión y la velocidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *