Placer total lentamente (Parte 1)

Publicado el: 20 de julio del 2017 a las 08:26 am . Por YedidFlores

Que levante la mano quien no haya tenido la sensación de ir alguna vez con el piloto automático durante un encuentro amoroso: primero besos, luego caricias, penetración y… fin de la cita. ¿Piensas que esto es normal? Y si te decimos que no, que hay otro mundo nuevo por descubrir.

Hablamos del slow sex, una corriente que llega para dejar fuera de órbita al sexo monótono o demasiado rápido (el clásico aquí y ahora) con la promesa de hacerte disfrutar más y convertirte en experta de las artes amatorias.

¿Cómo? Apunta lo siguiente: sexfulness (mindfulness aplicado al sexo), OMing (también llamada meditación orgásmica) y yogasmo (fusión de yoga y orgasmo). Tres disciplinas supernovedosas que parten del tantra, una filosofía milenaria que potencia la energía sexual para tener una vida plena.

Si ésta es tu meta, lo primero que debes plantearte durante tus encuentros amorosos es estar en el presente (no vale pensar en el examen que tienes pendiente, mientas él te está haciendo quién sabe qué).

¿Las otras consignas?: Pide a tu pareja lo que te apetece y muestra tu placer: escúchala para poder satisfacer mejor y acéptate a ti misma. Vamos, que si estás más pendiente de tus llantitas que de la experiencia vas a perderte de muchas cosas. Levanta el pie del acelerador y empieza a respirar hondo. Lo mejor se encuentra por venir.

OMING”

La otra manera de meditas. Ideada por la californiana Nicole Deadone, asegura orgasmos de hasta dos días. Increíble pero cierto.

Aquí la que manda eres tú. En esta técnica, el hombre, al que llama stroker (acariciador), te estimula el clítoris, según tus directrices, durante 13 minutos (ni uno más, ni uno menos).

Más concretamente, él tocará la parte superior izquierda de esta zona, porque es la que más terminaciones nerviosas tiene: nada menos que ocho mil.

Todo se desarrollará en un ambiente de relax, pero con un poco de luz para fomentar la conexión con la pareja y que fluya la energía interior por todo el cuerpo. Puedes poner unas velas en el cuarto para dar ese toque romántico.

Te gustará porque…

Aporta vitalidad al liberar los bloqueos energéticos, lo que hace que el placer sea más duradero. Además, aliviana tensiones y aumenta la líbido. ¡Bien!

Ritual en cinco pasos: 

Montaje del nido: Pregúntense mutuamente si quieren hacer OMing y coloquen cojines en el suelo.

Toma de posiciones: Acuéstate con las piernas abiertas y desnuda de la cintura para abajo. Él debe estar sentado junto a ti, mientras contempla tus genitales y los describe.

Primer contacto: El chico debe masajear la cara interna de tus muslos con suaves presiones.

Estimulación del clítoris: Se hace con la punta del dedo índice izquierdo, con movimientos de arriba hacia abajo, mientras el pulgar derecho se coloca a la entrada de la vagina.

Fin de la esta: Después del orgasmo, tienes dos minutos para recuperarte y volver al mundo real o continuar practicando sexo. ¡Tú decides!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *