Juego sexual de temperatura

Publicado el: 23 de julio del 2017 a las 08:31 am . Por YedidFlores

Para empezar este juego con tu galán déjale bien en claro de que es lo que se trata. ¿Preparada?

Debes tener muy a la mano un vaso con agua y hielo.

Es el procedimiento: cuando tengas a tu pareja suficientemente “inspirado” por tus caricias, pon un hielo en tu boca. Luego juega con la cabeza de su pene y el hielo que previamente pusiste en tu boca. Espera unos segundos hasta que tengas la lengua helada y lame su glande. Sera la única y memorable vez en su vida que el frió lo haga “arder en llamas”.

Si a tu pareja no le gusta mucho el frió o las bajas temperaturas no invitan a este juego, cambia el frió de tu boca, por calor. Ten a mano una taza de té o alguna infusión (ten la cautela de que no sea jengibre, por ejemplo, que es un poco picante y puede causar un disgusto si afecta la piel del pene). Toma un pequeño sorbo y haz naufragar su pene el tibio calor de tu boca. Esto es lo que algunas llaman: sobre recalentar a un hombre.

¿Qué hacer con el semen?

Más de una vez te has preguntado qué hacer si el eyacula en tu boca. Aunque a la mayoría de las mujeres les cueste creerlo, lo que más locos los vuelve es que se traguen el semen. Recibir el resultado de su orgasmo en tu boca, es una de las cosas más excitantes y sensuales que puedes hacer por tu hombre. Nunca te olvidara.

Si la idea de tragarte su semen te horroriza, piensa que es un fluido natural, totalmente saludable y compuesto por gran parte de proteína y azúcar – siempre y cuando estés totalmente segura de que no tiene ninguna enfermedad de transmisión sexual. Tal vez si piensas en tu salud y en su placer, no se te haga tan difícil degustar su semen.

Si estas decidida a tener ese sensual e íntimo detalle con tu amante, de tragarte todas las proteínas de su eyaculación, asegúrate de hacerlo sin malas caras o gestos de asco, pues herirías sus sentimientos y su ego masculino.

Si definitivamente eres incapaz de tragarte su esperma, tienes otra opción: dejar que eyacule en tu boca y retírate con mucha discreción al baño y escupirlo o tener un pañuelo a mano y depositarlo allí. Si lo haces con mucha naturalidad, él lo entenderá.

Si no puedes soportar la idea de que él se corra dentro de tu boca, evítalo. Cuando este a punto de eyacular, retira el pene y muy sensualmente ponlo entre tus senos y esparce el esperma por todo tu pecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *