Ábrele las puertas al paraíso (Parte2)

Publicado el: 28 de julio del 2017 a las 08:25 am . Por YedidFlores

Al principio de una relación el sexo es fácil y abundante pero al cabo de un tiempo el juego erótico corre el peligro de volverse aburrido. ¿Cómo evitarlo?. Aleja de ti esas ideas. Es algo tan simple como que lo que antes funcionaba en algún momento deja de funcionar, se vuelve monótono y cada vez apetece menos. Si esto te ocurre, enciende la señal de alarma y ponte manos a la obra.

Céntrate también en los puntos fuertes: Por supuesto, no tienes que proponerte mejorar en tus relaciones sexuales como el que se pone ejercicios de matemáticas para sacar buena nota. Se trata de disfrutar, y si empiezan a innovar más y a practicar con más frecuencia. Si prueban algo nuevo que, simplemente, no va con ustedes, tampoco hace falta insistir. Céntrate en las nuevas vías de placer que sí te hagan disfrutar más en tus relaciones, y por supuesto explora desde otros ángulos aquello que más te excita o le excita a tu pareja. Es decir, si disfrutan con el sexo oral, ¿por qué no hacerlo desde diferentes ángulos?. Combina la innovación en el sexo con aquello que más placer les produce para que sean capaces de llegar al orgasmo sin ver este entrenamiento sexual como una obligación.

Trabaja la confianza: Poco o nada vas a avanzar en tus relaciones sexuales si no trabajas al máximo la confianza de pareja. Ser capaces de hablar tranquilamente de lo que les excita, de cómo se sienten, de sus fantasías o anhelos es fundamental para disfrutar sin tapujos del sexo. A lo mejor tú echas de menos que él sea un poco más duro en la cama, o tal vez es todo lo contrario y estás deseando convertirte en una dominatrix. En cualquier caso, nada como hablar de estos temas para empezar a probar cosas nuevas…

Puede que a ti te apetezca hacer algo que nunca te has atrevido a verbalizar, pero piensa que hasta que no lo hagas nunca podrás disfrutar al cien por ciento así que piensa: ¿si no compartes eso con tu pareja, con quién lo vas a compartir si no?
Cuida los pequeños detalles: Y por supuesto, más allá del sexo, el ambiente es fundamental. Cuidar los pequeños detalles como el lugar en el que haces el amor puede marcar una diferencia sustancial. Si crees que tus relaciones pueden mejorar, cuida aspectos como el erotismo (no lo hagas con calcetines, utiliza una luz adecuada, ponte algo de lencería sexy, etc.), el momento (después de una cena romántica, a la luz de las velas, o un aquí te pillo aquí te mato por sorpresa en la ducha o en el sofá), y por supuesto, llena tus relaciones de pequeños complementos que hagan más excitante la situación. Por ejemplo, un poquito de chocolate fundido, algún lubricante que haga todo más suave, un aceite para dar un masaje erótico… O, por qué no, algún juguete con el que experimentar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *