Innova con tu pareja y disfruta (Parte 1)

Publicado el: 30 de julio del 2017 a las 08:49 am . Por YedidFlores

En esta ocasión vamos a hablar de las posturas sexuales clásicas para disfrutar en cualquier momento. Hay veces en las que tu vida sexual pide a gritos un poco más de romanticismo. Y es que aunque cada vez veamos más juguetes eróticos y nuevas prácticas sexuales, hay muchas personas que simplemente prefieren ser clásicas. Pero, y ahora te lo vamos a demostrar con creces, eso no es sinónimo de ser aburrida en la cama.

“El Galgo”

En esta posición ella se colocará en cuatro y él, de rodillas, la penetrará por detrás.
Lo que esta postura estimula:
Todo un poco. La postura del galgo permite una penetración muy profunda, una unión total de los cuerpos. Además, se puede penetrar también por otro sitio (sexo anal). Y de ahí se pueden explotar diversas sensaciones.
¿Para quién?Para aquellos que les guste el contacto, y que no les hace falta mirarse a la cara para saber que se quieren. También es adecuado para las mujeres embarazadas (hasta el final del segundo trimestre, el vientre se siente libre). ¡Y para aquellas parejas que opinan que todo es bonito cuando hay amor!

Variante:
En lugar de estar a cuatro, la mujer se puede tumbar boca abajo y su pareja se tiende también sobre ella. La penetración es menos profunda, pero el contacto de ambos cuerpos es muy íntimo.

La postura del galgo, cuando se es una gran romántica, puede parecer algo animal, algo muy bruto. Pero debes entender que no es así, esta posición crea una gran conexión.
“El misionero”
Descripción:
Ella se encuentra tumbada boca arriba, con las piernas abiertas y él se tumba sobre ella.Lo que esta postura estimula:
El sexo del hombre más que el de la mujer. Efectivamente ella siente la penetración y la inclinación del pene en su vagina. ambos cuerpos han de compenetrarse bien para llegar al sumum de los placeres.

¿Para quién?
Para los enamorados que quieren sentir el cuerpo del otro. Para los principiantes que no quieren que la primera vez sea un fracaso. Para aquellos que desean hacer el amor sin hacer malabarismos, sin cansarse demasiado.
Para los hombres que les gusta juegar con su sexo: una penetración lenta, rápida, profunda, que quieren variar el ritmo. Es la postura ideal.

Variante:
La mujer comprime las piernas. La penetración sigue siendo posible, aunque sea algo más difícil. Y la ventaja es que la vagina parece mucho más profunda, más comprimida, ya que la entrada se vuelve más estrecha y tiene continuidad con la vagina.

El hombre toma la iniciativa y su pareja lo acepta. El hombre se siente viril, controla la situación complétamente. Y además, ambos se pueden mirar a los ojos y besarse apasionadamente.
“La Doma”
Descripción:
Él está sentado sobre una silla, un sofá o sobre la cama; y ella se sienta sobre sus rodillas, con las piernas abiertas, frente a él.

Lo que esta postura estimula:
Permite una penetración mucho más profunda. El único “pero” es que los movimientos están limitados. ¡No mucho margen de maniobra! Pero los cuerpos están uno contra el otro. Y si los vaivenes son limitados, se puede estimular los extremos de la vagina por movimientos de rotación.

¿Para quién?
¡Para los enamorados que siempre han soñado con hacer algo más en los bancos públicos! Para aquellos que están hartos de tener que hacer el amor siempre tumbados.

Variante: Ella está sobre él dándole la espalda. Así, la mujer puede elegir fácilmente el ángulo de penetración inclinándose más o menos. el placer está garantizado.

Nos podemos abrazar, besarnos y mirarnos a los ojos. Además podemos practicarla prácticamente vestidos (¡la falda es indispensable!), Así que para un “rapidito” esta perfecta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *