Innova con tu pareja y disfruta (Parte 2)

Publicado el: 31 de julio del 2017 a las 08:10 am . Por YedidFlores

No hay nada más sexy que mirar fijamente a los ojos de la otra persona y tomarse la relación sexual con más calma, ya que está demostrado que la conexión emocional con la pareja incrementa exponencialmente el número y la calidad de los orgasmos. Cuando existe una conexión espiritual, el placer suele prolongarse y así conseguimos un sexo más prolongado y mucho más placentero…
“La Cuchara”
Descripción:
Ambos permanecen tumbados hacia el mismo lado. La espalda de la mujer está contra el pecho del hombre.

Lo que esta postura estimula:
La penetración vaginal por detrás suele ser bastante profunda, por lo que es agradable para ambos.

¿Para quién? 
Para aquellos que no tienen ganas ese día de probar otras hazañas y prefieren el cariño y la ternura. Para aquellos que se sienten cansados, pero sin embargo, tienen ganas de hacer el amor. ¡Al volver tarde de una noche de fiesta, puede ser una buena opción!

Variante: 
Para sentir más placer, la mujer se puede inclinar hacia adelante. Su espalda ya no toca el pecho de su pareja, ¡pero consigue un placer más intenso! Ya que la penetración es mucho más profunda.

Ambos tienen un brazo y una mano libre para poder acariciarse mutuamente. Porque los dos cuerpos están uno contra otro, complétamente extendidos desde la cabeza a los pies. Una completa fusión.
“Andromaca”
Descripción:
Él tumbado boca arriba y ella sentada encima de él… ¡para controlar la situación!Lo que esta postura estimula:
¡Todo lo que quieras!Tú eres quien eliges la inclinación de tu cuerpo. Según el ángulo, te estimulará el punto G, el punto A, ¡o bien cualquier otro punto erótico! ¿No es genial? Además, tú eres quien controla los movimientos del vaivén, y de las pausas; ¿qué más se puede pedir?

¿Para quién?
Está destinado a aquellos que quieran turnarse y marcar el ritmo. Aquellos que les guste dar y recibir, actuar y luego dejarse llevar, y viceversa. Para aquellos que les guste la igualdad y el reparto de tareas en la pareja. También es adecuado para aquellos que les guste sonreirse y mirarse a los ojos durante esos momentos de placer. ¡Y para los hombres que eyaculan demasiado rápido!. Esta postura tiende a frenarles sin dejar de sentir placer.

Variante:
Ella se puede acostar sobre él, como en la postura del misionero a la inversa. El contacto de los cuerpos se hace más íntimo, pero el contacto sexual es menos estimulante, ya que el ángulo de penetración queda fijado.

Con esta posición ¡nosotras hacemos todo! o más bien tenemos el control y déjame decirte que a los hombres también les gusta, porque por una vez, ¡ellos no tienen que hacer nada! Es una de sus fantasías sexuales. Y además nos podemos mirar a los ojos y eso nos excita aún más. Y, aunque él no tiene mucha capacidad de movimiento, sus manos sí pueden acariciar todo lo que se le antoje. ¿Quién se puede quejar con todo esto?
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *