Vuélvelo loco antes de que él esté dentro de ti

Publicado el: 17 de agosto del 2017 a las 08:26 am . Por YedidFlores

El arte de coquetearle a tu pareja se descifra en movimientos, indirectas, miradas y un lenguaje no verbal muy sutil, pero candente. Es decirle lo excitada que estás de saber que te hará el amor, pero sin palabras de por medio. Por esta razón, debes aprender a manejar el preludio sexual como tu arma más letal, ya que de eso dependerá que el sexo sea increíble o no.

El preludio sexual no discrimina.

Claro, es muy diferente tener un jugueteo previo con un desconocido a tenerlo con una pareja con la que hay estabilidad y confianza. Pero en ambos casos puede ser una muy buena experiencia.

Para todo acto sexual es preferente iniciar con besos apasionados y mucha, mucha estimulación corporal.

Puedes besar su cuello tiernamente e ir subiendo de intensidad, tal vez lamer detrás de su oreja y succionar la parte inferior de su labio. Todo lo que excite a tu pareja.

Pero, cuidado, no querrás hacerlo rápido ni con prisas.

El arte del preludio sexual es algo que debe hacerse lentamente, tomándose el tiempo para descubrir al otro, encontrando sus zonas erógenas y puntos débiles, ya que, posiblemente,  encontrarás puntos que a ti te excitan, pero a él no tanto. Cada persona tiene sus formas y reacciona de diferente manera ante la estimulación previa.

Los sentidos son los jugadores principales de este encuentro.

Es necesario estimular todos y cada uno de ellos, o al menos la mayor cantidad posible. Por ejemplo, la vista la puedes estimular con lencería nueva que lleves bajo la ropa (esto le encantará) o con algún disfraz sexy para cumplirle una fantasía; el oído es fácil de complacer, a no ser que quieras una velada muy romántica con música previamente seleccionada, háblale sucio, sólo procura hacerlo en el momento indicado, antes de la penetración o durante el jugueteo y no desde el principio; el olfato es muy básico. No necesitas nada muy elaborado ni conseguir velas aromáticas e inciensos, este sentido lo puedes estimular usando un perfume que a él le guste o cremas aromáticas.

El olor de tu piel es lo que lo volverá loco. No querrá dejar de besarla; el tacto y gusto serán tarea de las manos y las lenguas. Experimenta con ellas, pues serán tus herramientas más esenciales para el preludio sexual. Incluso puedes vendar sus ojos y tú hacer el resto, guiándolo por todos los contornos de tu piel que quieres que toque, y viceversa. También puedes incluir afrodisiacos en la diversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *