¿Sexo Atrevido? Te Damos Una Guía (Parte 1)

Publicado el: 4 de septiembre del 2017 a las 08:59 am . Por YedidFlores

¿DSM, bondage, nyotaimori, waxing, dogging? Una serie de palabras y conceptos que abundan en la literatura sexual y en la vida de algunas personas que dicen practicarlos, y tener en la intimidad una vida digna como la de Christian Grey.

Este tipo de sexualidad, que se asegura haber pasado del sexo “vainilla” –formas tradicionales de intimidad- a la aventura más desenfrenada, incluye en los encuentros acuerdos pactados, sometimientos, juegos de rol, bondage, spanking y una serie de técnicas que las seguidoras de los libros eróticos del último tiempo, más o menos, conocen.

Con este tipo de técnicas logras desinhibirte un poco y atreverte a superar miedos, sobre todo en lo que respecta a sexo con accesorios como cuerdas, vendas, y otros más curiosos, y juegos del tipo quién domina a quién.

Todos tenemos fantasías sexuales y nos excita la posibilidad de hacerlas realidad. Y no hay nada mejor para disfrutar de una vida sexual saludable y apasionante que dejar volar la imaginación.

¿Qué pasa si me excitan los azotes? ¿Soy raro si me gusta el sexo duro? ¿Es extraño grabarse en video mientras hago el amor con mi pareja? En pleno siglo XXI todavía nos dejamos llevar por los prejuicios a la hora de meternos a la cama con alguien ¿Qué tal si nos dejamos llevar de una vez por todas?.

Para comenzar hay que trabajar previamente, como prohibir las represiones y atreverse a cumplir fantasías, a ampliar el repertorio de frases amatorias, abrirse a la posibilidad de incluir juguetes u objetos como lencería más atrevida, y conocer mejor las partes del cuerpo que resulten ser erógenas.

Bondage: La práctica del bondage consiste atar a la otra persona total o parcialmente por medio de cuerdas, esposas, lazos, corbatas, cintas o cualquier otra cosa que pueda mantener inmovilizada físicamente a la otra persona. Los límites con el sadomasoquismo se encuentran en el dolor. Y es que el bondage, dicen, no utiliza el dolor como fuente de placer.

BDSM: Este término suele asociarse con sadomasoquismo, aunque en realidad es una sigla que da nombre a una subcultura relacionada con el leather (uso de cuero).Se trata del término que reúne las prácticas ‘prohibidas’ y es un acrónimo de las iniciales de bondage, disciplina y dominación, sumisión y sadismo, y sadomasoquismo.

Todas las actividades enmarcadas en el BDSM tienen un elemento común: los participantes construyen, de forma voluntaria y partiendo de una situación de consenso, relaciones con marcado traspaso de poderes, en donde una parte ejerce el rol dominante o activo, y otra parte el sumiso o pasivo.

Básicamente el BDSM es un juego de roles en el que uno domina y otro confía plenamente en su “amo”. Estas prácticas pueden darle un giro interesante a tu vida sexual siempre y cuando te sientas cómoda practicándolas.

Dogging: Es la práctica sexual que consiste en tener sexo en lugares públicos, de forma anónima, sin compromisos, con la presencia de otra gente que observa o incluso se une a la práctica sexual. Suelen darse en lugares como parques, playas, bosques, descampados cercanos a zonas urbanas, baños públicos y áreas de servicio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *