SENA DE NEGROS… ¡A GRITOS Y SOMBRERAZOS! PERO LUIS ENRIQUE BENÍTEZ YA ES EL NUEVO PASTOR DEL PRI

Publicado el: 28 de agosto del 2017 a las 05:16 am . Por richardibarra

Por: Dionel Sena
Finalmente se llegó el día en el que Luis Enrique Benítez Ojeda cumplió su gran sueño de ser presidente estatal de su partido, el escenario no podía ser mejor, la sede del Revolucionario Institucional lucía a reventar, con la mayor parte de los presentes respaldando al nuevo pastor, incluso el propio Enrique Ochoa Reza vino a atestiguar el acto, confirmando así que fue él quien lo puso ahí y no el grupo que presumió lo había respaldado, sin embargo la labor del nuevo guía no será sencilla de lograr, en especial si el gran pendiente sigue siendo la unidad del partido.
Se debe recordar que la renuncia de Lourdes Quiñones a la Secretaría General del tricolor estuvo a nada de tambalear la toma de protesta del ungido, aunque al final fue el Comité Ejecutivo Nacional quien lo respaldó y en una maniobra de última hora, incluyeron a la diputada federal Alicia Gamboa en esa posición, buscando mandar un mensaje de unidad, pues tuvieron varias horas para echar mano de una estrategia que permitiera que el proceso continuara, lo que al parecer claro consiguieron.
Para muchos, Ochoa Reza debió reponer el proceso y lanzar una nueva convocatoria, pues en el supuesto, al bajarse uno de los integrantes de la “fórmula de unidad”, esta ya no podía seguir adelante, además de que en la historia del PRI en Durango, nunca se había presentado un hecho semejante a esa posición, por ello era impredecible saber qué iba a pasar. Aunque por otro lado, hay quienes piensan que el acto de ayer goza de plena legitimidad al estar presente el presidente nacional del partido, aún así, trascendió que un grupo de priistas encabezados por Luis Ángel Tejada Espino estaría valorando la posibilidad de impugnar el proceso ante tribunales electorales. Habrá que esperar.
Un momento que marcó la toma de protesta de Luis Enrique Benítez, fue cuando Leticia Herrera, líder moral del grupo laguna, decidió abandonar el registro antes del evento “protocolario” y ante la vista de todos, lo que muchos interpretaron como una clara señal de protesta ante la llegada del nuevo pastor, mensaje que deja en claro que tendrá mucho en que trabajar el recién llegado, para aglutinar a todos los grupos del tricolor en Durango en un solo proyecto, caso contrario será el único responsable en responder por los resultados electorales del próximo año, sean buenos o malos.
Otra señal de lo mucho que tendrá en que trabajar el nuevo mesías tricolor, fue que brillaron por su ausencia en la toma de protesta, activos como Oscar García Barrón y Jorge Mojica Vargas, quienes la semana pasada cuestionaron la determinación de Benítez Ojeda de pretender mantenerse en el cargo como diputado local, cuando el acuerdo fue que el nuevo presidente del partido fuera de tiempo completo, es decir, sin compromisos que lo pudieran distraer de su verdadero objetivo.
Desde luego que el matiz con que se quiera ver el evento de ayer, dependerá de los intereses de cada quien, pues quienes buscan un “hueso” o bien una candidatura en el 2018, más les vale cerrar filas en torno al nuevo dirigente, por lo que seguramente dirán que la toma de protesta de ayer, fue todo un éxito y que el priismo ha revivido en el estado. Por otro lado están quienes piensan que el acto no salió tan “planchado” como se esperaba y que la división de grupos está más marcada que nunca, con todos los costos político-electorales que pudiera traer consigo, a nosotros los ciudadanos sólo nos toca ver a los toros desde la barrera.
Ahora le tocará a Benítez Ojeda marcar su propio camino en el tricolor, es decir, la forma en la cual querrá dirigirlo y la huella que al final de su gestión dejará, por ello quizá resulte impostergable sentarse a platicar con todas las corriente en bien de la unidad, la cual de no llegar a cristalizarse, esto se pudiera convertir en un dolor de cabeza en los comicios del año entrante, elecciones que no serán nada sencillas para el PRI, mismo que aún busca sacudirse el estigma que cayó sobre él en las elecciones del 2016 y pocos saben si el sentir del electorado sigue siendo el mismo, así que aún la brecha pudiera ser sinuosa y peligrosa. Habrá que esperar.
Del acto de ayer quedan muchas lecturas dignas de analizar, pues por ejemplo hubo quienes lucieron en el aplausómetro, como fue el caso de Esteban Villegas e Ismael Hernández Deras, el primero dicen sale muy fortalecido con la llegada de la nueva directriz, pues fue a quien le tocó dialogar con el resto de los que aspiraban a esa misma posición y hacerles ver la visión del CEN sobre el tema, de lo cual en todo momento estuvo enterado el nuevo presidente del Revolucionario Institucional, de ahí su gran fortaleza.
 
Twitter: @dionelsena 

Un pensamiento en “SENA DE NEGROS… ¡A GRITOS Y SOMBRERAZOS! PERO LUIS ENRIQUE BENÍTEZ YA ES EL NUEVO PASTOR DEL PRI”

  1. No cabe duda que el PRI no cambia ni cambiara. Pregunto: que no hay otros cuadros diferentes a los que eternamente han manejado el partido. Las damas siempre ponen el ejemplo para levantar la mano en contra de todos estos zánganos y araganes. De verdad que todo el reconocimiento para Lety Herrera y Lourdes Quiñones. Ejemplo de estas dos damas de dignidad y vergüenza para todos los priistas del país. Ojala y que nos les vayan ha endulzar el oído y que con el tiempo cambien de opinión.
    Por favor ya cambien la percepción de la gente en el sentido de que el PRI no tiene partidarios ni simpatizantes tiene cómplices.
    Con perversos como Benitez Ojeda, de verdad no creo que el PRI vaya muy lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *