Y SE ME PASA… Promesa incumplida, se olvidaron del empadronado para “chocolatos”

Publicado el: 6 de septiembre del 2017 a las 04:42 am . Por mariosolis

Por: Richard Ibarra

Avanza septiembre y las autoridades fallan a su promesa que hicieron llegar a la ciudadanía a través de los representantes de la prensa local. Fue a inicios del año cuando suspendieron el trámite para empadronar vehículos de procedencia extranjera con la justificación de un cambio de diseño, actividad que sin falta sería reactivada este mes.

Seguramente las oficinas de Gobierno están más preocupadas por las fiestas patrias, posibles cambios en las oficinas o la movilización de burócratas que ya se prepara con motivo del próximo proceso electoral.

Por su parte la Secretaría de Seguridad Pública, instancia a la que le corresponde tal responsabilidad, asegura que no se trata de una medida recaudatoria, por ser una estrategia que permite tener control sobre todos los autotransportes que circulan en el estado. Tampoco es un proceso encaminado a la regularización como tal, ni mucho menos.

Vale la pena recordar que cuando el programa de empadronado estuvo activo, la derrama económica era buena y hasta cierto punto fue atractiva para las arcas del Gobierno: Por cada unidad, el propietario interesado dejaba  500 pesos para el proceso de aprobación-investigación;  según los tabuladores podemos hablar de una demanda diaria de hasta 40 vehículos, de los cuales sólo uno por mes resultaba con reporte de robo.

El engomado, que por cierto carece de buen diseño porque ni los agentes viales alcanzan a percibirlo, además de ser aportación financiera, sí genera un poco de certidumbre para las familias que han decidido abrir su cochera a un “chocolate”. Las razones de no tener un auto mexicano o verdaderamente legal pueden ser diversas, principalmente por la dura economía y los intereses inalcanzables que ofrecen los bancos y las agencias de autos.

Ya en el renglón de las autofinancieras, éstas poco hacen por ser atractivas, y es que la gente cada día busca que le rinda más la quincena para lograr el súper o la escuela.

Prácticamente por ese detalle es que las calles muestran evidencia de que los duranguenses optan por los automóviles extranjeros, pese a lo molesto que puede resultar lidiar con los policías estatales y municipales que aventajan con la conocida extorsión.

Lo puedo invitar incluso a que ingrese a su Facebook y revise los 12 grupos masivos que son dedicados a la compra y venta de vehículos, cuya plataforma oferta más “chocolatos” (70 %) que nacionales (10 %).  Ni se diga de los autotianguis que cada domingo se colman de “coyotes” (término utilizado para los revendedores que traen unidades de la frontera).

Total, el aclamado engomado de Gobierno ayuda para que Durango cuente con el control aproximado de cuántos automotores sin placas circulan, de qué tipo y los datos generales de cada propietario. Por ejemplo, si ocurre un accidente o cualquier delito, es fácil que los agentes del Ministerio Público den con el responsable por el solo hecho de contar una matrícula local.

No es poca la gente que pregunta y está en espera de saber qué sigue, pues el único que preocupado hasta el momento es don Javier Reyes Ortiz, quien mediante su organización ONCE brinda certeza a la gente porque hasta reparte su número de celular entre los afiliados, para que se asesoren ante posibles abusos de la “justicia”.

Cabe recordad que ONCE tuvo coordinación con la Secretaría de Seguridad Pública del pasado Gobierno estatal, tras recomendar a la ciudadanía portar ambos engomados para un óptimo amparo por posesión y tránsito de “chocolatos”. Así, el tema estaba más vigilado que hoy.

En otras ciudades como Tijuana, Baja California, el Gobierno estatal permite que la federación active operativos para decomisos sorpresa. En videos difundidos a través de las redes sociales se muestra cómo cierran las carreteras para detectar y quitar esos automóviles.

Ya para finalizar, algunos políticos han manifestado interés en entrare al tema, pero hasta ahí. Puede ser que los más listos guarden esa bandera para hacerla electoral y así captar ese sector de la sociedad que no es nada despreciable porque se cuenta en varios miles de votos, digo en familias.

Otro factor es la legalización, pero todo ese oro popular se lo echará a la bolsa quien visualice y entienda el campo de oportunidad para gestionar y lograrlo. Así se acabaría con lo ilegal, mejoraría la economía, la seguridad, y algún partido político se colgará la medalla.

Twitter:  @Richardibarral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *