El ciclo de la corrupción

El ciclo de la corrupción

Publicado el: 11 de septiembre del 2017 a las 06:08 am . Por richardibarra

 

Por: Alberto Paredes Zúñiga

Desviar una cantidad enorme, casi inconcebible, de recursos públicos se ha convertido en hechos cotidianos, parte misma de la forma de gobernar que el PRI ha patentado y hecho su forma de vida a lo largo de toda su existencia. Ahora,  a un año de la nueva campaña electoral la corrupción ha comenzado a salir del fondo como las aguas negras de las coladeras.

Así, la noticia del desvío de más de siete mil 500 millones de pesos por parte de órganos de Gobierno que dependen directamente del presidente Peña, no es nueva pero sí se ha mostrado la forma en que han cometido este enorme fraude que como cáncer sigue expandiéndose hasta universidades públicas.

La forma de operar fue la siguiente: El Gobierno federal, desde diferentes secretarías y dependencias asignó recursos millonarios a entidades educativas como la Universidad del Estado de México, por mencionar alguna, de tal forma que éstas se harían cargo de prestar algunos servicios. Después, la universidad se declaraba incompetente para prestar estos servicios por lo que buscaba a otra empresa para que prestara estos servicios, en seguida estas empresas se volvían a declarar incapaces de prestar servicios por lo que conseguían a una tercera entidad.

Estos hechos, por sí mismos, si bien podrían ser extraños no representan una irregularidad por sí misma, sin embargo la parte más sensible del asunto radica en que estas empresas a las que las distintas universidades turnaban los contratos son empresas que no prestaron servicio alguno y en su gran mayoría son empresas fantasmas, es decir, esos recursos que en total son más de siete mil 500 millones de pesos han ido a parar a manos de exfuncionarios de estas dependencia sin hacer absolutamente nada. Un absoluto robo.

Ver cómo la corrupción ha podrido al país se pone de perspectiva en casos como estos, por ejemplo una parte de este robo ocurrió en PEMEX, esa empresa que nos dijeron que era nociva para la salud financiera del país pues impedía la competencia además de estar enlodada en prácticas corruptas. Ahora, ya en el sexenio del presidente que decía eso a los cuatro vientos, nos enteramos que este enorme fraude también ocurrió en PEMEX pues uno de estos contratos incumplidos fueron a parar a los bolsillos de un funcionario que había dejado a la empresa pocos meses antes.

Ejemplos como estos sobran, de hecho la forma de operar por parte de los exgobernadores (todos priístas, menos uno) fue muy similar, desde Granier hasta Duarte, desviaron recursos destinados a escuelas o medicinas hacía empresas inexistentes que fueron llenando sus bolsillos obscenamente a tal grado que las cifras siempre se miden en miles de millones.

Por si la situación no fuera suficientemente dramática, la posibilidad de que este fraude quede impune es alta, pues ante eventos como la tentativa de poner a Raúl Cervantes como fiscal general por nueve años dejan en claro que la corrupción sigue y seguirá mientras los diferentes grupos priitas se sepan intocados y poderosos.

La pinza de la desesperanza, claro, se cierra perfectamente ya que incluso la autoridad electoral se subsume en estas prácticas pues dista mucho de ser ciudadana y de hecho se reparte en cotos partidistas así que es imposible tener un panorama distinto si es el mismo partido completamente corrupto el que coloca a personajes a modo para que los vigile. ¿Cómo esperamos algún tipo de solución o salida mientras el mismo PRI pueda elegir a sus amigos para que hagan la simulación de justicia? De pronto, nos damos cuenta que la situación es más delicada que el financiamiento de partidos y que la Ley Kumamoto sólo es otra parte más de la simulación.

El terremoto de la corrupción

Además, esta semana un sismo de 8.2 grados en la escala Richter sacudió al sur de la República. Las zonas más afectadas por el sismo son Oaxaca y Chiapas. Y una vez más los ciudadanos les brindaremos toda esa ayuda que no llegó para que las estructuras fueran adecuadas ni llegará porque el Gobierno federal la sigue desapareciendo.

@LuzdeEuropa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *