SEÑALES MUY PREOCUPANTES DEL TEPJF

Publicado el: 13 de septiembre del 2017 a las 04:29 am . Por isaacrivera

Por: Guillermo Fabela Quiñones

Aunque fuera previsible la decisión del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), de validar el “triunfo” del candidato del PRI en las elecciones para la gubernatura del estado de México, Alfredo del Mazo, se tenía la esperanza de que la máxima institución en la materia actuara con un elemental sentido de justicia que contribuyera a generar confianza entre la ciudadanía de que la vía electoral en nuestro país no está liquidada. Sin embargo, todo indica que tal situación es lo que menos le interesa a la mafia del poder.

En efecto, la presidente del TEPJF, Janine Otalora, informó que fueron desestimadas las causales de nulidad que argumentaron partidos de oposición, los cuales demandaron la anulación de alrededor de cinco mil casillas, lo que le habría dado la victoria de modo incuestionable a la candidata de Morena, Delfina Gómez. Sólo se anuló una porque “se cambió indebidamente su ubicación”. No obstante, tuvo el descaro de afirmar: “México tiene todo lo que necesita para que los procesos electorales sean resueltos dentro de los cauces legales y se realicen en paz”.

Tendrá todo, menos lo que a final de cuentas es lo más importante para que funcione el Estado de derecho en una nación que supuestamente se rige por instituciones democráticas: División de poderes auténtica, así como  magistrados y legisladores autónomos y honestos. Este fallo del TEPJF viene a confirmar que la vía electoral en México tendrá viabilidad una vez que se rompa el círculo vicioso creado por un régimen neofeudal, que al paso de los años, durante el ejercicio del poder, se ha corrompido en grado extremo, negando una mínima posibilidad de participación ciudadana en la vida pública del país.

El mensaje que el máximo tribunal electoral envía a la sociedad es muy claro: No importa quién gane en las urnas, pues lo que al régimen interesa únicamente es no perder el poder. Las elecciones son sólo un medio para argumentar que hay democracia en México, y hacerlo con el mayor cinismo para que a final de cuentas siga funcionando el sistema político, aunque los costos sean cada vez más altos. El principal de ellos, que la sociedad en su conjunto pierda la confianza en las instituciones y caiga en una total desesperanza, situación que sería aprovechada por la élite en el poder para sacar el mayor partido posible.

Tal forma de actuar es equivalente a un “golpe de Estado”, sin la violencia que es consustancial a hechos contrarios a la legalidad institucional. Vale decirlo porque el resultado es el mismo aunque no se utilice la fuerza del Estado de forma violenta. El resultado a final de cuentas es el mismo: La imposición de un régimen por encima de la voluntad popular expresada en las urnas. En este caso, el grupo mexiquense en el poder le apuesta a que no ocurra nada lamentable una vez que el primo de Enrique Peña Nieto asuma el Gobierno del estado de México. Que el natural descontento de la oposición se vaya enfriando paulatinamente hasta diluirse.

En las actuales circunstancias del país esta es una apuesta seguramente fallida. El régimen neoliberal ya dio de sí todo lo que pudo haber ofrecido a la sociedad, incluidos sus beneficiarios. Así lo admiten más y más ciudadanos de las más diversas procedencias. Saben que es suicida seguir sosteniéndolo, sin tomar en cuenta los gravísimos niveles de descomposición que presenta. Se sobrepasaron límites razonables, realidad a todas luces inaceptable. Ejemplos abundan como para llenar un amplio volumen. Baste referirse a uno que de plano llega al absurdo: El caso de familiares muy cercanos del secretario de Desarrollo Social federal, involucrados en la compra y venta ilegal de gasolina robada en ductos de Pemex.

Este vergonzoso comportamiento deja ver que la élite gobernante asume su responsabilidad social como un privilegio muy merecido, tal como era lo natural en la Edad Media. De ahí su cinismo y ausencia total de principios éticos. Así lo demuestra que hasta se enojan porque se les descubren sus ilegalidades, y se les quita lo que consideran un derecho. Es comprensible tal actitud en tanto que el mal ejemplo viene desde la punta de la pirámide del poder.

Esto explica por qué el grupo mexiquense considera que es muy justo defraudar a los electores que con su voto quieren poner fin a un “reinado” dinástico. Para ellos no es un acto ilegal sino un procedimiento natural en defensa de lo que consideran un derecho inalienable: Ejercer el poder para el que se les preparó varias generaciones atrás. De ahí la oportunidad de preguntar al TEPJF: ¿Así como ahora decidieron el “triunfo” del primo de Peña Nieto lo harán en las elecciones del próximo mes de julio del 2018? ¿Consideran que las clases mayoritarias podrán seguir creyendo que los procesos electorales “serán resueltos dentro de los cauces legales y se realicen en paz”?

¿No están enviando señales muy obvias de que los cauces legales les importan un carajo? Todo en la vida tiene un límite, y en nuestro país se han rebasado con creces los de la paciencia de las masas desposeídas y humilladas. Esto debieran comprenderlo las cúpulas del poder económico, aunque sea tanto como “pedirle peras al olmo”. Sin embargo, de su comprensión depende en buena medida que se evite un colapso irreparable en el sistema político mexicano.

Quedó más que demostrado que el verdadero y gran peligro para el país es la corrupción del régimen, que no ponerle un alto por las vías legales complicará la vida de todas las clases sociales, al no quedar otra alternativa que buscar un cambio por medios violentos que a nadie benefician, como lo demuestra la experiencia histórica.

La derecha no tiene más “proyecto” que el apuntalamiento de privilegios, sin importar las consecuencias. La izquierda en México no busca instaurar un régimen de privilegios, ni mucho menos llevar al país a un socialismo imposible de construir, sino tan sólo abrir las puertas de la democracia auténtica, para que por ellas entre el progreso y el desarrollo social y así crear condiciones mínimas para la tan cacareada unidad que demanda la mafia del poder.

(guillermo.favela@hotmail.com)

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *