El periodismo hecho por mujeres antes y durante la Revolución Mexicana

El periodismo hecho por mujeres antes y durante la Revolución Mexicana

Autor:
20/11/2020

345301

A finales del siglo XIX, en México ya había un grupo de mujeres que publicaban sus propios semanarios en los que hablaban de su vida, de su espacio privado: la casa. En sus textos daban consejos de belleza, recetas de cocina, cuidados del hogar, pero también se veían a ellas mismas y exponían sus anhelos de una mejor educación y explorar otros escenarios, afirmó la académica e investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, Elvira Laura Hernández Carballido.

“Así nacieron periódicos como Las Hijas del Anáhuac y Violetas del Anáhuac, con personalidades como Laureana Wright y Mateana Murguía, quienes tenían la certeza de que el periodismo era un espacio de las mujeres”.

Durante su participación virtual en las VI Jornadas Culturales de la Revolución en la Frontera, organizadas por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través del Museo Regional de la Frontera (Muref), ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua, la comunicóloga dictó la ponencia Mujeres y periodismo durante la Revolución.

En la conferencia virtual, transmitida través del canal INAH TV en YouTube, como parte de la campaña “Contigo en la Distancia”, de la Secretaría de Cultura, Hernández Carballido, cuya investigación se centra en el quehacer periodístico de las mujeres durante el movimiento revolucionario, compartió algunos casos particulares de este ejercicio informativo, sobre todo, a finales del siglo XIX y principios del XX.

Desde la ciudad de Pachuca, Hidalgo, la periodista expuso que en Las Hijas del Anáhuac las mujeres expresaban: “aquí hay unas pobres hijas de México deseosas de informar, de comunicar, de decir aquí estamos.

“A su vez, Laureana Wright abría los espacios de Violetas del Anáhuac a todas las mujeres del país que quisieran escribir, y aunque falleció a finales del siglo XIX, dejó una gran herencia en el XX, porque apareció un periódico dirigido por muchas de las colaboradoras que escribieron en el medio que ella creó: La Mujer Mexicana.

“En él escribían sus colegas, alumnas o amigas, que se abrían un espacio en el mundo intelectual de México; se podía ver un compromiso, una certeza en las mujeres mexicanas de que el periodismo era una manera de expresarse. Entre ellas estaban Laura Méndez de Cuenca, Mateana Murguía y Columba Rivera Osorio, esta última fue una de las mujeres pioneras en México en el estudio de la medicina”, relató.

Laureana Wright y Mateana Murguía, destacó la ponente, motivaron a muchas otras mujeres a que empezaran a escribir, a crear sus propias publicaciones y, sobre todo, a narrar la manera en que veían a ese México que se estaba transformando durante la época de Porfirio Díaz, de cuyo gobierno recibieron apoyo.

De esta forma, explicó Elvira Laura Hernández Carballido, el siglo XX inició con mujeres publicando en diferentes espacios fundados por ellas, aunque también periodistas como Filomeno Mata o los Flores Magón abrieron escenarios para ellas.

“Poco antes de la Revolución Mexicana, las mujeres mexicanas empezaban a manejar el término feminismo, se preguntaban qué va pasar con ellas, con el país”, expuso la comunicóloga tras referir que este periodismo, al que ella denomina “de la intimidad”, se orientaba a “hablar de nosotras mismas”.

Durante el periodo revolucionario, apuntó, el único periódico que nunca dejó de publicarse fue El Hogar, fundado por Emilia Enríquez de Rivera, quien, al enterarse del cierre o clausura de algún medio impreso, iba y compraba el papel para editar el suyo.

“Su postura en torno a la Revolución era muy reservada, incluso, hubo algunas expresiones de rechazo por la guerra, de miedo por algunos personajes como Francisco Villa. Al leer este periódico parecía que no estaba pasando nada en México, pues se habla del cuidado de los hijos, de la mujer ideal en ese instante; esa fue una vertiente marcada en ese periodo”, puntualizó la también investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Sin embargo, subrayó, hubo otra vertiente importante en ese contexto: las publicaciones fundadas por mujeres con una perspectiva feminista, las cuales eran de denuncia, de crítica; “si la Revolución Mexicana buscaba la libertad y una transformación, a ellas no les resultaba ajena esta situación.

“Hay mujeres que son admirables, como Dolores Jiménez y Muro, quien escribía en diferentes periódicos de la época, era una aliada, compañera y colega de grandes periodistas críticos como Filomeno Mata. Desde antes del conflicto armado, ya mostraba una perspectiva crítica, haciendo señalamientos al gobierno de Porfirio Díaz, por lo que fue perseguida y encarcelada; asimismo, se integró al movimiento zapatista”, destacó.

Elvira Laura Hernández Carballido enfatizó que Elisa Acuña Rosete, Dolores Jiménez y Muro Juana Gutiérrez de Mendoza, entre otras, van a ser las que marcarán la pauta entre las mujeres periodistas de aquella época, pues sus textos contra las injusticias del gobierno porfirista eran francos y directos, por lo que fueron perseguidas por ese régimen.

Finalmente, la ponente compartió que mujeres como María Luisa Ross Landa, la primera directora de Radio Educación, en 1929, también se va a integrar a esa perspectiva de colaborar en diferentes periódicos para hablar sobre varias temáticas, pero que, sobre todo, va a influir en la idea de las mujeres periodistas en la Revolución Mexicana.

Ross Landa fue reportera del diario oficialista El Imparcial, donde conoció a Luis G. Urbina, gracias a Justo Sierra, posteriormente, trabajó en El Universal y en su suplemento El Universal Ilustrado, del que fue su directora.

Te podría interesar: Ambulante Más Allá llega a Michoacán

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *