Agresiones sexuales, las que más sufren niños en el hogar

Autor:
22/11/2020

346562

Por: Brenda Maurer

La pandemia sanitaria se está convirtiendo en una pandemia emocional y por ello es importante fortalecer a las familias. En este momento hay conductas distintas que afectan a los niños, los cuales son muy vulnerables y hay que decir que las agresiones sexuales son las que más padecen niñas y niños, coincidieron en señalar las panelistas del programa El Averiguadero.

Sandra Nigeria Rivera Estrada, directora del Instituto Municipal de la Familia (IMF); María Guadalupe de la Hoya Galindo, defensora pública del Centro de Justicia para Niñas, Niños y Adolescentes, del TSJED; así como Pilar Aguilar Márquez, reconocido periodista especialista en la nota roja, al participar en la emisión de este programa que se trasmite por Canal 15, señalaron que es fundamental fortalecer a la familia, sus valores y sobre todo la comunicación, además de que siempre se debe estar alerta a las señales que envían los niños cuando están atravesando por algo.

Pandemia ha vulnerado a la niñez

Con el escenario de la pandemia, hay familias que están experimentando problemas como la violencia, cuando antes no los tenían, también ocurre que si existía algo de maltrato verbal o emocional ya pasó a una situación física y entonces lo que se debe evitar es que la violencia crezca, apuntó Sandra.

Por su parte, Lupita de la Hoya, señaló que los niños lamentablemente son vulnerados en el hogar y las cuestiones sexuales son las que más los atacan. Este es un tema que siempre ha existido y obviamente la pandemia da paso a un terreno fértil para las agresiones.

Si un infante es abusado por el papá, el tío, el abuelo, etc., pues ahorita con el confinamiento se da un terreno fértil porque los niños y niñas permanecen en casa.

Aprender a ver señales de alerta

Las panelista coincidieron en señalar que es muy importante aprender a leer las señales de alerta que envían quienes sufren el abuso.

“Hay situaciones sociales que generan la violencia y la descarga consecuente en el seno del hogar y por ello se tiene que trabajar en lo que pasa en privado con esa familia, con lo que le duele”.

Al hablar de la prevención que debe existir, se debe trabajar con las madres de familia para que tengan los ojos bien abiertos porque los niños, niñas, presentan indicadores como son los miedos, “ellos dicen que no quieren quedarse o ir a algún lugar o con alguna persona pero muchas veces no se les hace caso por las prisas o porque no se le da validez a la voz del infante y no se les escucha”.

También, señalaron que hay que ver qué pasa cuando un niño se orina en la cama, cuando ya no está en una etapa donde eso sea normal. De igual manera los miedos, el trastorno del sueño, dejar de comer y desmejoramiento físico, son señales de alerta.

Hay que hablar de sexo con los niños  

A los niños hay que decirles en casa que nadie los puede tocar y también hay que enseñarles a hablarles a sus partes íntimas por su nombre, “nadie puede tocar tu pene; nadie puede tocar tu vagina”. Debe existir esa comunicación clara, directa y sencilla con los niños para que ellos empiecen a fortalecer su sentido interno de que nadie tiene derecho a tocarlos, sin embrago vemos que hay mamás o papás a los que les da pena, o no les gusta hablar del tema, expuso la abogada defensora.

Al respecto la Directora municipal del Instituto de la Familia (IMF), señaló que ellos hacen acompañamiento a los padres para que generen habilidades parentales, porque la sociedad viene de una cultura donde la sexualidad se ha reprimido, es un tabú que incluso les asusta a los padres hablar de estos temas.

En el IMF hay talleres en los que se enseña a los padres a que descubran sus habilidades para comunicarse con sus hijos y hablar con los niños de sexualidad lo más temprano posible, porque ellos siempre estarán con su cuerpo.

Hay casos espeluznantes

Don Pilar Aguilar comentó que a lo largo de su carrera en la cobertura de la nota roja, ha conocido de casos “espeluznantes” contra niños y niñas de parte de sus familiares, además de que el mayor porcentaje de agresiones sexuales y violaciones se dan por algún familiar padre, abuelo, tío, padrastro, etc.

Lo anterior lo llevó a cuestionar porque muchas veces la madre de la víctima defiende más al agresor, a lo cual, de la Hoya Galindo respondió que sí hay casos así y que muchas veces hay mujeres que prefieren tener pareja que estar bien con sus hijos. También hay quienes, cuando el agresor lleva un proceso van y lo visitan al penal e incluso llevan al infante que fue agredido porque piensan en perdonar.

Se tiene que ver con perspectiva de género, cuál es la situación de la mujer porque puede que ella sea codependiente, golpeada y vulnerada, entonces la codependencia la lleva a un círculo vicioso.

Padrastros ¿Son un riesgo?

Hay muchos casos en los que quien agrede física o emocionalmente a los niños, son los padrastros por eso es muy importante que las mujeres conozcan  muy bien a la persona con la que entablan una relación.

Las especialistas coincidieron en señalar que cuando una mujer desea rehacer su vida con una pareja, se debe conocer a la persona y su entorno, porque a los niños no se les puede dejar donde sea, al cuidado de quien sea.

De hecho lo ideal sería acudir a una terapia con la nueva persona para ver que cuál es su perfil psicológico.

Se debe creer a los niños

Es muy importante que a los niños se les crea, por ello se debe construir la confianza entre padres e hijos; para ello a los padres de familia se le enseña en el IMF a escuchar, a dialogar y a generar confianza.

La familia es la formadora de valores y a los niños se les debe hablar de sus derechos y también de sus responsabilidades; además de que los adultos deben estar informados de esos derechos y los propios para ejercer su autoridad como adultos jefes de familia, que puedan generar un entorno seguro y de calidad para los niños.

Las especialistas comentaron que es una realidad que el consumo de drogas también ha disparado las agresiones, porque se distorsiona la realidad.

Finalmente, mencionaron que es muy importante que si alguien detecta una situación de agresiones a niños, venzan el miedo y denuncien.

El Instituto Municipal de la Familia cuenta con un número de atención gratuito que es 800 6110740 con atención de lunes a sábado y si es necesario se da atención gratuita presencial.

De igual manera, en caso de detectar algún problema en la familia se puede acudir al Centro de Justicia de la Mujer, si hay un delito contra un niño se puede acudir al Centro de Justicia para Niños, Niñas y Adolescentes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *