Cebada, opción para reconversión de cultivos

Cebada, opción para reconversión de cultivos

10/01/2021

390018

  • La cebada es un grano útil para la reconversión de cultivos que requiere Durango.

Manuel Espinoza, presidente del Sistema Producto Cebada, afirmó que es una buena opción para el campo.

Informó que el Sistema tiene poco tiempo constituido en la localidad; en total son nueve estados los que lo conforman.

Tras la reducción de producción de cebada en la zona del bajío, Durango aumentó su superficie de siembra principalmente en el sur del municipio de Cuencamé, precisó.

Sin embargo, admitió que el ciclo pasado primavera-verano en 2020, bajó la producción. El rendimiento promedio es de 3.3 a cuatro toneladas, pero el año pasado no alcanzó ni las dos toneladas.

En Durango se siembra cebada en dos ciclos, primavera-verano y otoño-invierno, en el primero se ocuparon alrededor de 16 mil hectáreas y en el segundo casi las siete mil, “porque sembramos por contrato con las cerveceras”, explicó.

Manuel Espinoza dijo que la cebada es opción para cualquier productor, pequeño o grande, el factor que puede impactar en las ganancias es el flete.

Puso un ejemplo: hay variedades que se deben entregar en Zacatecas y si sembramos en Pánuco de Coronado, Coneto de Comonfort o Canatlán, lo que afectaría es el traslado de la mercancía.

Así, aunque exista un buen precio para el productor, hay merma ya que debe cubrir gastos como el flete, indicó.

En este sentido, informó que hay negociaciones sobre el precio, estas se realizan con los directivos de agronegocios de dos principales cerveceras del país.

Cuando a las empresas no les conviene la negociación, tienen la opción de importar la cebada, por esto comentó que es necesario modificar las reglas con las que  operan las empresas, porque las autoridades no tienen argumentos legales para presionar.

Aún así, recalcó que la producción de cebada “sí es negocio”.

Afectación en productores

Manuel Espinoza indicó que debido a las pérdidas del año pasado, algunos productores presentaron dificultades para cumplir con el pago de créditos que solicitaron para sembrar.

Por ello, recomendó que en este ciclo otoño-invierno, si se tramita un préstamo sea no solo para cubrir con un seguro, sino que hagan un contrato que realmente proteja la producción en caso de siniestro.

Indicó que también se debe contemplar los fenómenos climatológicos, como una helada que históricamente se registra en abril.

“Cuando sembramos variedades de ciclo más largo, es cuando nos pega y baja la producción”, advirtió.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *