Ciudadanos piden auxilio, deudas aumentan e ingresos bajan

Ciudadanos piden auxilio, deudas aumentan e ingresos bajan

01/04/2021

467029

El desempleo y la falta de ingresos en los hogares ha sido una de las consecuencias más crudas de la pandemia COVID-19. El dinero en los bolsillos se redujo considerablemente, no así las deudas que se adquirieron antes de la emergencia sanitaria, estas siguieron, incrementaron y se volvieron impagables.

Además de los comentarios de ciudadanos respecto a la economía nacional y local, las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y otros estudios, una de las formas de medir el impacto a la economía es con el número de personas que a diario acuden a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros.

Buscan ayuda porque ya no pueden pagar sus créditos. Mario Alvídrez, titular de Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), precisó que actualmente atienden entre 12 y 15 personas todos los días, las cuales “en su gran mayoría son usuarios que tienen un gran problema de solvencia económica en razón de que no pueden cumplir con un crédito”.

Las personas solicitan ayuda para evitar que la deuda incremente con los intereses, ya que muchos se encuentran desempleados.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, el desempleo aumentó en febrero pasado, en comparación con el mismo mes pero de 2020. Actualmente la tasa de desempleo es de 4.4 por ciento en la entidad.

Por ello, a quienes acuden a Condusef “damos asesoría al respecto y los canalizamos a la unidad especializada de la institución financiera para que logren hacer un acuerdo”, indicó el entrevistado.

Una de las opciones es un convenio con quita bancaria, con el cual el deudor se compromete a pagar una parte de la deuda. El acreedor renuncia a su derecho de cobrar el resto.

La segunda opción que se puede ofrecer a los usuarios es una reestructuración de la deuda, en la cual se hace un ajuste sobre los pagos diferidos.

“Una reestructura de su deuda, tiene el beneficio de que no va a tener un marcaje negativo en el buró de crédito”, destacó el encargado.

El año pasado, los bancos realizaron programas para los clientes que se vieron imposibilitados a pagar sus créditos por falta de dinero.

El encargado de Condusef recordó que “ofrecieron no cobrarle las mensualidades del capital durante cuatro o hasta seis meses, hubo incluso algunas instituciones que ampliaron los periodos”.

Sin embargo, ha habido varias denuncias de ciudadanos a los que no les respetaron dichos convenios, y ahora no solo tienen que pagar la cantidad que obtuvieron en un inicio, también miles de pesos de intereses.

“Nos han manifestado que la institución financiera no les cumplió los términos de la misma y su reclamación tiene que ver con esto”, afirmó.

Mario Alvídrez indicó que en estos casos se analiza como resolver sin afectar al ciudadano, el cual creía que tenía una prorroga.

La cantidad de personas sin dinero para pagar sus deudas, en Durango, se desconoce pero podría tratarse de miles, que son visitadas por cobradores o que reciben constantes llamadas telefónicas para hacerles el cobro de algún préstamo que se volvió impagable.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *