Duranguenses dedican dos veces más de su tiempo al celular que a hacer ejercicio

22/04/2021

484283

En promedio, los duranguenses realizan alguna actividad física durante 40 minutos al día, los cuales se enfrentan a dos horas y media de sedentarismo con apoyo de la televisión y el celular.

Las cifras corresponden a una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el 2019, lo que es entonces solo una referencia de la brecha entre actividad física y sedentarismo. Esto debido a que el confinamiento marcó al 2020.

Parques y unidades deportivas permanecieron cerradas, además los niños no fueron a clases presenciales, por lo que dejaron de tener recreo, uno de los principales espacios para el ejercicio.

La Encuesta Nacional sobre Uso de Tiempo 2019, reveló que los duranguenses de 12 años en adelante, en promedio utilizan en 17.6 horas a la semana en medios de comunicación masiva. Mientras que para la práctica de actividades físico-deportivas utilizan 5.1 horas a la semana.

Esto se traduce en 42 minutos de actividad física y dos horas y media en la televisión, la computadora o el celular, al día.

Un comportamiento que, con la pandemia, pudo incrementar; aunque previo a la COVID-19 esto ya era un problema en las escuelas.

También te podría interesar: Próximo ciclo escolar, con clases de manera mixta

El profesor Marco García, licenciado en Educación Física, recuerda que cuando hacían deporte pedía dejar el celular.

Debido a esto, alertó que las personas de 12 años en adelante usan más de 10 horas para estar en redes sociales o videojuegos; “lo utilizan 16, 18 horas al día para estar pegados al teléfono, es raro que lo dejen”.

Aumentó 42 por ciento durante el confinamiento

De acuerdo con una investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en nuestro país el uso de tecnología aumentó 42 por ciento durante el confinamiento.

Los celulares fueron el principal dispositivo utilizado; ya sea para las actividades escolares, laborales y de entretenimiento.

Sin embargo, esto puede convertirse en una adicción, pocas veces identificada ya que el uso de las tecnologías, no solo ha incrementado en los niños, niñas y adolescentes; los adultos también pasan por una situación similar.

El entrevistado señaló que en las clases virtuales, los niños muestran falta de atención, por las diversas actividades que pueden hacer al mismo tiempo.

El efecto que menciona el entrevistado respecto a la poca efectividad de las clases virtuales, principalmente por la poca atención de los alumnos en éstas, es una de las causas por las que repuntó la deserción escolar este ciclo.

Según datos del Inegi, 5.2 millones de estudiantes dejaron las aulas. De ellos un 26.6 por ciento lo hizo porque sus familias consideraron que las clases a distancia son poco funcionales para el aprendizaje; 25.3 por ciento abandonó la escuela porque sus padres se quedaron sin trabajo.

En contraste con el incremento en el uso de las tecnologías, hay otra parte de la población sin acceso, 21.9 por ciento de los estudiantes ya no se inscribieron porque no tienen computadora o algún otro dispositivo, o carecen de Internet.

El profesor Marco García, mencionó que “muchos niños quieren abandonar la escuela” y en el caso de la preparatoria, los adolescentes argumentan que prefieren el sistema abierto.

Podrían aumentar problemas como la obesidad y afecciones de la salud mental

Mientras crece el sedentarismo y la deserción escolar, podría aumentar otros problemas como la obesidad y afecciones de la salud mental, ambas relacionadas con la práctica de actividades físicas y deportivas.

Una de las medidas aplicadas el año pasado, para reducir contagios de COVID-19, fue el cierre de parques, gimnasios y unidades deportivas, una acción criticada por diversos sectores; toda vez que se señaló que la actividad física es esencial, sobre todo en medio de una emergencia sanitaria en la que un factor de riesgo, es la obesidad.

“Nos afectó demasiado”, admitió el profesor, quien reclamó que “mejor bares y antros abrieron”.

La pandemia aún no termina y Durango es uno de los que presenta más casos, pero el profesor que no cierren las unidades deportivas, ya que podría empeorar la salud física y mental de las personas.

“Abrir las unidades deportivas, tratar de hacer eventos deportivos en redes sociales”, pueden ser formas de combatir el sedentarismo y sus efectos, opinó.

Recuerde que el sedentarismo es un factor de riesgo para diferentes enfermedades como la obesidad, e incluso la depresión, por ello se recomienda hacer alguna actividad física por lo menos 30 minutos diarios. Además en Internet puede encontrar videos para realizar actividades en casa.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *