En Durango, 16% de sus habitantes sin poder comer tres veces al día

En Durango, 16% de sus habitantes sin poder comer tres veces al día

04/05/2021

493915

En el municipio de Durango, el 16 por ciento de la población no puede comer tres veces al día por falta de dinero.
Se trata de duranguenses que sufren pobreza extrema, ya que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ésta se registra cuando una persona no puede satisfacer sus necesidades más básicas.

Manuel de la Peña, director municipal de Desarrollo Social, confirmó la cifra de personas en pobreza alimentaria y afirmó que es uno de los indicadores que más preocupa, ya que son “prácticamente 16 por ciento o un poco más que no hacen tres comidas al día”.

La cifra que refiere el Director de Desarrollo Social de la capital es la documentada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el último censo poblacional.

Así, que con base en esta información, ese 16 por ciento de capitalinos en pobreza alimentaria se traduce en 110 mil 191 personas de diversas edades. Esto debido a que la población total en el municipio es de 688 mil 697.

Aunque la instancia a su cargo no tiene datos específicos sobre cuántas de esas personas con hambre son niñas y niños, el Funcionario municipal, admitió que, “también tenemos conocimiento de que hay desnutrición infantil en porcentaje importante dentro del municipio, especialmente en aquellos lugares que se han visto golpeados por la crisis económica”.

La falta de dinero para adquirir alimentos es la principal causa de la pobreza alimentaria en la capital, una situación que podría empeorar debido al impacto económico ocasionado por la pandemia en el último año.

“Muchos (duranguenses) perdieron sus trabajos”, recordó el entrevistado. Asimismo hubo otras situaciones que pusieron en riesgo a las personas, como el que no fueron despedidos, pero sí les redujeron el salario.

A cambio de permanecer en su trabajo, accedieron a recibir menos paga, refirió el Director.

Otra muestra de la afectación económica que padecen en este momento las familias duranguenses, y que impacta en su alimentación, es el incremento de las demandas de apoyo en la Dirección de Desarrollo Social.

Además, debido a la COVID-19 se modificaron, antes predominaban las relacionadas con subsidios para hacer mejoras a la vivienda, pero ahora la primera demanda es ayuda para medicamentos y citas médicas.

Aunque, el entrevistado, puntualizó que, “siguen exigiendo el tema del empleo”, ya que es uno de los rubros más impactados por la crisis sanitaria.

Estas 110 mil 191 personas que no tienen una alimentación adecuada podrían padecer otro indicador de pobreza, ya que evidentemente si carecen de acceso a alimentación, es poco probable que tengan una vivienda adecuada.

Éste es el segundo tipo de pobreza más registrado en la capital y el hacinamiento es un problema que predomina.

Manuel de la Peña, indicó que “hay un porcentaje alto”, de cerca del cinco por ciento de la población en hacinamiento. “Esto significa que el número de cuartos o de habitaciones en las que se encuentran estas personas no es suficiente para el uso pleno de una vivienda”, explicó.

Este cinco por ciento con pobreza patrimonial, cuyo factor principal es el hacinamiento, se traduce en 34 mil 434.85 personas.

Cabe mencionar, que a nivel estatal, más de 21 mil 700 viviendas presentan hacinamiento, una condición de riesgo para diversos problemas, como la violencia, que por cierto ha incrementado en el último año debido al confinamiento.

Aunado a la pobreza alimentaria y patrimonial, se registra otro riesgo para las familias del municipio de Durango. El 40 por ciento de los ciudadanos no tiene acceso a servicios de salud.

El Director afirmó que, “más del 40 por ciento de los duranguenses no cuenta con estos servicios”, esto a causa de que muchos trabajan en la informalidad, así como a la desaparición del Seguro Popular. Son un total de 275 mil 478.8 personas.

De esta manera, los capitalinos viven entre pobreza alimentaria y la incertidumbre de enfermar y no tener dinero para un tratamiento médico, especialmente en medio de la crisis sanitaria, que ha empeorado la economía de la localidad.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *