Lluvias salvan de sequía extrema

Lluvias salvan de sequía extrema

12/07/2021

551853

Las lluvias ocasionaron daños a vehículos que quedaron varados y a casas en las que se metió el agua; sin embargo, salvaron a  varias regiones del país que presentaban serios problemas de sequía.

Durango, ubicado en el noreste de México, es uno a los que la lluvia rescató de la sequía extrema, y evitó que el fenómeno superara a la sequía registrada en 2011, hasta el momento considerada la peor de la historia.

Jorge Nevárez Montelongo, director de la Comisión del Agua del estado de Durango (CAED), previó que con las lluvias presentadas desde el 1 de julio, ningún municipio sufría sequía extrema, aunque “tal vez alguno pocos en sequia severa y otros en moderada”.

El 30 de junio pasado, el Monitor de Sequía de México, marcaba 33 municipios duranguenses con sequía en diferentes niveles, pero la actualización que se espera el 15 de julio seguro será más alentadora.

Se han difundido imágenes satelitales que muestran a México y los efectos de la sequía, pero a pocos días de la regularización de las lluvias esto cambiará.

Lo que significa “una esperanza mayor de recuperación de las cosechas y las fuentes de abastecimiento de agua”, destacó el director de CAED.

En el caso de Durango, las lluvias han permitido el retiro de pipas en la mayoría de municipios, solo San Juan de Guadalupe y Tlahualilo siguen sin agua suficiente.

Pero demarcaciones como Pueblo Nuevo, donde se quedaron sin agua porque la única presa se secó comienzan a mejorar.

Al retirar las pipas, con las que se llevaba el agua a la población, su presa Rosilla II, “está en un franco proceso de recuperación, está ya ingresándole agua”, indicó el entrevistado.

La sequía es un proceso natural cíclico, pero la ubicación geográfica de Durango, lo coloca como zona más susceptible. Por ejemplo, la entidad está alineada, al otro lado del globo terráqueo, con el desierto del Sahara.

Así como con otras zonas del medio oriente que son áridas, afirmó el director de CAED, quien destacó que estos fenómenos de sequía extrema se presentan cada entre ocho y diez años.

No obstante, cada vez con más severidad, una de las causas es el cambio climático. Pero este 2021, la regularización de las lluvias evitó una crisis como la de hace diez años.

Esa ocasión por lo menos tres municipios presentaron sequía excepcional, y este año el límite fue la sequía extrema.

“Afortunadamente empezó a llover pero estuvimos realmente a punto de entrar con un gran número de municipios a la condición de sequía excepcional”, admitió el titular de CAED.

El campo es uno de los más beneficiados, los animales tendrán alimento y agua, mientras que los agricultores podrán rescatar el ciclo. Sin embargo, la sequía de nuevo mostró la urgencia de aplicar medidas drásticas para cuidar el agua.

La lluvia es un respiro para el campo, ya que los animales tendrán alimento y agua, mientras que los agricultores podrán rescatar el ciclo. Sin embargo, la sequía de nuevo mostró la urgencia de aplicar medidas drásticas para cuidar el agua.

La pregunta es por qué si se trata de un fenómeno cíclico, por lo general de cada 10 años, por qué no se realizan acciones de prevención.

El titular de CAED, admitió que hay un protocolo establecido por la Conagua, el cual desarrolló durante 2013 y 2014, para prevenir estragos por la falta de lluvias.

“Sí debemos de apegarnos a los protocolos para prevenir”, concluyó.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *