Hay comunidades sin agua en 15 municipios

Hay comunidades sin agua en 15 municipios

17/03/2021

453458

Miles de habitantes de comunidades concentradas en alrededor de 15 municipios de Durango, presentan una crisis por falta de agua.

Estas demarcaciones se encuentran en la zona del semidesierto, la Comarca Lagunera y la sierra. Pueblo Nuevo es uno de ellos, indicó el director de la Comisión del Agua del Estado de Durango (CAED), Jorge Nevárez.

La cabecera municipal de Pueblo Nuevo, El Salto, es la cuarta ciudad más poblada del estado, y en estos momentos es la que presenta el mayor desabasto de agua.

El problema en esta comunidad es que depende únicamente de la presa La Rosilla, misma que debido a una falla estructural registra filtraciones.

El año pasado se reportó que perdía más de siete millones de litros de agua al día, de acuerdo con datos del Sistema Descentralizado de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Sideapas), en la localidad.

Antes de la temporada de calor pasada, Víctor Hernández, director del Sistema Descentralizado de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento, de Pueblo Nuevo, informó que la presa ya estaba en un 65 por ciento de su capacidad.

Aunque a la par de este problema, comunidades como Bermejillo, Mapimí, también reclaman agua, históricamente los habitantes protestan para exigir una obra que abastezca esta necesidad básica.

Cerca del “Día Cero” del agua 

El riesgo que llegue el Día Cero del agua es cada vez mayor, las causas son diversas, por ejemplo estrés hídrico, sobreexplotación o mal manejo del recurso.

Ese día en el que no tengamos agua podría no estar lejos. En 2019, el Instituto de Recursos Mundiales (WRI), publicó datos sobre el estrés hídrico que presenta el país y estableció que 23 estados llevaban la extracción de agua casi al tope, por lo que habría crisis.

Las localidades con estrés hídrico alto o extremadamente alto son: Baja California Sur, Guanajuato, Ciudad de México, Aguascalientes, Estado de México, Querétaro, Hidalgo, Chihuahua, Zacatecas, Sonora, Sinaloa, Nuevo León, Morelos, Jalisco Tamaulipas, Clima, Tlaxcala, Baja California, Michoacán, San Luis Potosí, Coahuila, Puebla y Durango.

Prácticamente el 60 por ciento de la superficie del país presenta estrés hídrico, refirió Jorge Nevárez.

Dijo que la principal causa son “las sequías que afectan de manera más drástica”. Esto significa que más de la mitad de los estados mexicanos tiene una demanda de agua más alta que la cantidad de la que dispone, tal como sucede en El Salto.

Huachicoleo de agua 

Aunado a esto, se presenta otro problema que afecta al abastecimiento de agua, se trata del huachicoleo. En Durango se da a través de la desviación de las tomas, especialmente en la zona del semidesierto, como en el municipio de Tlahualilo en donde durante medio año han llevado el agua por medio de pipas.

Sin embargo, es una de las regiones con huachicoleo de agua.

“La gente se cuelga en diferentes puntos a lo largo de 87 kilómetros y el agua no llega realmente en condiciones ni de cantidad ni de calidad a Tlahualilo”, precisó el director de CAED.

Esto afecta a los 22 mil habitantes de dicha demarcación, y en muchas ocasiones el agua es usada para cultivos agrícolas y consumo animal. Debido a esto, actualmente sustituyen cerca de nueve kilómetros de tubería.

“En la parte más crítica y sobre todo cambiando el trazo de la línea para evitar que esté más cerca de las zonas de cultivo y que siga habiendo el robo de agua”, indicó el director.

Altos costos 

La crisis de agua se debe a diversos factores como el uso irracional, la explotación de los mantos acuíferos, los efectos del cambio climático y la falta de infraestructura para llevar agua a las comunidades de forma sostenible.

Jorge Nevárez admitió que urge mejorar la infraestructura hidráulica de las localidades, pero significan inversiones millonarias. Aunque no es imposible conseguir reducir costos, así se refirió a un proyecto que busca eliminar la dependencia actual con la presa La Rosilla, en El Salto.

Es la presa Arroyo del Agua, la cual costaba más de 120 millones de pesos, cuando se planteaba por bombeo, pero explicó que al cambiar al método por gravedad se redujo hasta 50 millones de pesos.

Sed de conciencia 

Al no existir agua en los sitios de abastecimiento común, pueden buscarse otras, como nuevas presas, pero sin duda esto significa mayor explotación de los recursos naturales. Por esto el director de CAED, advirtió que aunque la cantidad de agua se ha reducido sería suficiente para todos si se hiciera un uso adecuado.

“La solución debiera ser utilizar mejor el agua (…) que se usara racionalmente y nos alcanzara a todos; y no se desperdiciara tanta”.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *