Sadismo contra mascotas, reflejo de la violencia en casa

Sadismo contra mascotas, reflejo de la violencia en casa

17/02/2021

426640

Perros a los que han sacado los ojos, gatos a los que han cercenado las patas, lechuzas quemadas y otras formas de sadismo contra los animales, son reflejo del nivel de violencia en casa.

El 20 de enero pasado, Grupo Garza Limón le presentó la denuncia de una habitante de Guadalupe Victoria: un perro fue encontrado en la calle sin ojos.

El animal tuvo que ser sacrificado debido a la gravedad de sus heridas, pero del hecho aún no se conoce al o los responsables.

Te podría interesar: Torre de BBVA se enciende en honor a J-Hope de BTS

Esto indica que además de no recibir un castigo tampoco son atendidos psicológicamente a pesar de que podría tratarse de una persona con un trastorno.

La sicóloga Nicte Rivas, explicó “quemar un perrito, enterrarlos vivos, todo este tipo de cuestiones psicológicamente hablando es muy importante considerar que son focos rojos que pueden detonar trastornos en la personalidad”.

Alguien que podría incluso llevar esa violencia contra un humano. La especialista mencionó que en estudios realizados a asesinos seriales se detecta que por lo general desde pequeños maltrataban a sus mascotas.

“Podemos ver que ya maltrataba animalitos o eran violentos con sus cosas personales”, indicó.

Te podría interesar: En Chile se habla de robo luego de que Colo Colo se salvará

A pesar de la lectura psicológica del maltrato animal, este va al alza y en el estado se tienen identificadas varias demarcaciones con mayor incidencia.

maltrato animalViridiana Rocha, integrante de la asociación Patas a la Obra, informó que han recibido más reportes del municipio de Santiago Papasquiaro y Pueblo Nuevo.

“Los envenenan, maltratan, amanecen muertos”, refirió.

Aunque los casos se presentan en todo el territorio. Uno de estos ocurrió en San Juan del Río, en 2017, jóvenes quemaron a una lechuza, se dice que el motivo fue que pensaron que era una bruja.

Las lechuzas han padecido esto debido a ideologías esotéricas como esta en otras localidades, por ejemplo Pueblo Nuevo.

Pero la violencia hacia los animales se asocia más con la violencia que padecen los humanos en su circulo social más cercano.

Te podría interesar: Samuel García desató criticas por regalar cobijas corrientes

Nicte Rivas, explicó que “son conductas que fueron aprendidas y que son quizás comunes o frecuentes” en casa.

Igual que sucede con la violencia hacia las mujeres, la perpetrada contra animales se normaliza en ciertos grupos familiares y sociales, lo que conlleva a que esta no cese sino que aumente.

Viridiana recordó casos de mutilaciones, omisión de cuidados, entre otras.

La repetición de estos tratos, conlleva a la desensibilización y como consecuencia podría registrarse asesinatos, advirtió la psicóloga.

El perfil psicológico de una persona que maltrata a los animales, podría incluir trastornos antisociales que pueden derivar en más conductas delictivas.

Esto, explicó Nicte Rivas, se puede convertir en trastornos antisociales, ya no solo en rasgos.

El efecto en el maltratador es la desensibilización, tal vez factor del incremento del sadismo contra las mascotas.

También podría significar otro riesgo de violencia contra las personas considerados vulnerables, como niñas, niños y adolescentes.

En este contexto la terapeuta recomendó no normalizar el maltrato animal. En la infancia suele obsequiarse mascotas a los niños y poner en riesgo a los animales. Esta circunstancia puede alentar la violencia, advirtió.

“Es muy común que la familia permita este tipo de maltrato; maltrata al gatito, le pega, lo avienta; le pega al perrito, y causa gracia”, mencionó.

No obstante, “no está bien, no es algo que debemos dejar pasar por muy chiquito que esté el niño”, alertó.

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *