Urbanización no sustentable también causa inundaciones

Urbanización no sustentable también causa inundaciones

13/07/2021

553075

Cada vez que hay inundaciones, comienzan a culpar a la ciudadanía que tira basura; sin embargo, esta no es la única causa del problema.

El crecimiento de las ciudades, sobre todo de aquellas en las que no prolifera una visión sustentable, se ha dado de forma invasora de ríos, cauces, bosques, valles y demás áreas naturales.

Esto, la urbanización sin planeación pensada en el ritmo de la naturaleza es la otra causa del problema para el que públicamente no parece encontrarse otra causa más que los desechos de las personas.

No obstante, el director de la Comisión del Agua del estado de Durango (CAED), Jorge Nevárez Montelongo, admitió que, “conforme vamos creciendo como ciudad (Durango capital) se va dejando de infiltrar el agua al suelo”. Debido a esto, los escurrimientos se realizan por los conductos que encuentre.

El principal es la Acequia Grande, una gran parte entubada, área que se encuentra debajo el bulevar Dolores del Río.

Según datos de CAED, a esta acequia llega agua de la presa Del Hielo, más conocida por la tragedia de 2016, donde murieron cinco personas; también le aporta la presa Las Mangas.

El proceso de entubado de la acequia y la construcción del bulevar Dolores del Río, es uno de los hechos más recordados. La cuenta de twitter Durango Nuestra Historia, compartió una imagen de los años 80’s donde se aprecia esta obra.

Allí, “se tapó y se hizo una vialidad”, con lo cual se “le redujo su capacidad de desalojo a todo ese gran conducto”, explicó el director de CAED.

Tres tubos conducen el agua hasta la zona oriente y se puede apreciar en la calle Nazas donde el conducto está a cielo abierto. Pero a este lugar no solo llega agua de las dos presas mencionadas, también los escurrimientos de diversas colonias de la periferia, por lo tanto los tubos se llenan y es aquí donde también interviene el factor basura.

De hecho, ante la importancia de esta acequia, existe un bosquejo de proyecto para abrir la acequia grande pero conservarla como vialidad. Nevárez Montelongo, informó que podría ser “un cajón de escurrimiento pero en los temporales de estiaje o de lluvias, pero no fuertes, pudiera ser también una vialidad”.

La construcción de obras sin una planeación que retrase o revierta los efectos de las inundaciones en la zona urbana, y la falta de una red pluvial, han provocado que a pesar de los esfuerzos las inundaciones sigan.

Alberto Pérez Arellano, director Desarrollo Urbano, afirmó que “desde la creación de Durango, nunca se habló de una red pluvial; todo ha sido descarga natural por las calles, ahora estamos necesitándolo”.

Actualmente está en proceso de construcción un colector pluvial al que llamaron Andrómeda, con el que se reducirán las inundaciones aunque solo en el norte de la ciudad.

Al respecto, el director, indicó que, “es parte de una red general que se tiene que hacer en la ciudad para desfogar toda el agua pluvial y que no se contamine con la red de aguas negras”.

Pero las inundaciones no solo muestran los cambios en la superficie y la deforestación progresiva, también revelan la urgencia de utilizar la arquitectura para enfrentar las inundaciones e incluso otros fenómenos. Una medida que se puede aplicar en todas las construcciones sin importar su tamaño, incluso puede tomarse en cuenta en una casa.

Por ejemplo, destacó Alberto Pérez, “tener un área verde donde se pueda resumir el agua, hacer un pozo de absorción para que el agua se vaya al subsuelo” y desde luego evitar tirar basura en la calle.

Se trata de arquitectura y urbanismo que contemplen proyectos resistentes a fenómenos extremos, sobre todo cuando está probado que el cambio climático causará periodos de sequía más prolongados e inundaciones por lluvias torrenciales.

Aunque la falta de dinero reduce las posibilidades de esta realidad que ya se aplica en otros lados. El director de CAED, comentó que “se pueden adoptar pero pues es como todo son obras costosas que requieren presupuestos altos”.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *