Virtual o presencial, clases no tienen intérprete para alumnos sordos

Virtual o presencial, clases no tienen intérprete para alumnos sordos

15/07/2021

554923

Sean virtuales o presenciales, no importa, el 90 por ciento de los estudiantes con sordera no tienen un intérprete en clases.

Este problema de exclusión inhibe que los y las alumnas con esta condición avancen en el aprendizaje al ritmo que sus compañeros, y conlleva a otros problemas, advirtió Patricia Nava, presidenta de la asociación de Padres de Personas con Discapacidad Auditiva de Durango (APADAC).

Dicha organización ha trabajado durante 20 años para que incluyan a esta población en todos los ámbitos, y el educativo ha sido uno de los más trascendentales.

Crearon un grupo de jóvenes que ha logrado terminar preparatoria y licenciatura.

Estos alumnos están en el Colegio de Bachilleres del estado de Durango (Cobaed) La Forestal, en la capital de Durango, y otros estudian la licenciatura de Terapia de la Comunicación Humana y Artes Visuales, en la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED).

“Ellos tienen su intérprete y sus tareas todo lo hacen en la plataforma”, indicó la presidenta de APADAC. No obstante, es menos del diez por ciento de la población que requiere interpretación de la clase, admitió.

“En una población de 30 alumnos y un niño sordo pues qué va a hacer el maestro: atender a los otros niños, nuestro niño queda relegado”, relató.

En un par de décadas, la asociación ha educado varias generaciones de intérpretes profesionales, pero éstos no han sido contratados, a pesar de ofrecer los servicios a las autoridades educativas.

La entrevistada destacó que los profesionistas tienen cédula y pudieran ser de utilidad en las escuelas, “pero la Secretaría de Educación no nos ha dado esa oportunidad, porque nos dicen que no hay recursos para contratarlos”.

De esta forma, actualmente las y los estudiantes de todos los niveles, que presentan sordera, padecen una comunicación deficiente, que ha empeorado con la pandemia.

“Los niños allá en la casa tienen doble o triple complicación para poder aprender lo de la escuela regular”, señaló Patricia Nava, quien además de su activismo conoce la situación por su experiencia como mamá.

No solo la falta de intérprete ha evitado que los alumnos sordos avancen en clases, la realidad es que nadie les enseña el lenguaje de señas, que es la lengua natural de esta población.

“A veces nos falla esa parte del aprendizaje, porque necesitamos consolidar primero la lengua de señas y luego empezar con el español”, indicó.

APADAC es uno de los pocos lugares que imparte cursos para enseñar esta lengua, especialmente a niñas, niños sordos y sus padres. Sin embargo, ya casi son dos años que las clases han sido intermitentes, debido al semáforo epidemiológico.

Por la COVID-19, a la asociación van “muy poquitos niños”, por lo que su presidenta alertó que “están perdiendo todo el apoyo en cuestión de terapia de lenguaje y el aprender la lengua de señas”.

Apadac estima que hay unas 600 personas con sordera en Durango, pero la mayoría no tienen oportunidad de acudir a la escuela, en tanto que aquellos que lo hacen enfrentan obstáculos como la exclusión por el lenguaje. Esto a pesar de la Ley de Inclusión para las Personas con Discapacidad, que asegura que habrá inclusión en todos los ámbitos.

“Las asociaciones no existiríamos si esa Ley fuera aplicada como realmente es”, recalcó la representante de APADAC.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *