Accidente fatal no lo provocó la curva; sino la velocidad y el alcohol

Accidente fatal no lo provocó la curva; sino la velocidad y el alcohol

Autor:
14/02/2020

89039

Por: Pilar Aguilar

Durango, Dgo.- El trágico hecho de tránsito que la noche del jueves cobró dos vidas en el bulevar Guadiana, no fue provocado por la curva que ahí existe, sino porque el conductor del vehículo no respetó los límites de velocidad.

Esto fue declarado por el subdirector de la Policía Vial, perteneciente a la Dirección Municipal de Seguridad Pública (DMSP), Joaquín Antonio Gardeazabal Niebla, quien además manifestó que Felipe de Jesús, como se llama el señor que iba al volante de la camioneta marca Dodge, tipo Durango, color blanco, lo hacía en segundo grado de ebriedad.

Al Funcionario municipal lo entrevistó la mañana de este viernes para el noticiario radiofónico y televisivo de Grupo Garza Limón (GGL), el conductor Antonio Gaytán Rodríguez, quien además dijo que regularmente nadie respeta los límites de velocidad, lo que es un problema verdaderamente grave y ahí están a la vista las consecuencias.

Gardeazabal Niebla insistió en que es evidente la falta de cultura vial tanto de conductores de automóviles, camionetas, ciclistas y motociclistas, como de peatones peatones.

El Subdirector de la Policía Vial mencionó el artículo 80 del reglamento correspondiente, que a la letra dice: “La velocidad máxima dentro del perímetro de los centros de población, así como en las zonas suburbanas y rurales será de 60 kilómetros por hora, en las áreas de pavimento asfáltico; mas no así en zona de terracería que la velocidad no deberá exceder los 50 kilómetros por hora”.

En zonas de ubicación de cualquier centro educativo, parques, jardines, templos y hospitales, la velocidad máxima será de 30 kilómetros por hora, pero la propia DMPC podrá modificar esos límites en las vías y zonas donde sea necesario, instalando las señales correspondientes.

Por las observaciones realizadas en el escenario del percance ocurrido a las 23:00 horas del jueves, a la altura de la entrada al Club de Tenis Guadiana, revelan que el conductor de la camioneta tipo Durango no respetó lo plasmado en ese artículo, pero además, al ser sometido a un examen médico, resultó con un segundo grado de ebriedad.

Como lo damos a conocer en nota aparte, Felipe de Jesús sólo resultó con algunos golpes, pero en el lugar de los hechos pereció decapitada su sobrina Vanessa Jazmín, de 15 años, en tanto que su hermana y madre de la menor, Amalia Zúñiga Gómez, de 45 años, dejó de existir cuando recibía atención médica en el Hospital 450, donde se encuentra internada Rocío Alejandra, de 12 años, quien también sufrió lesiones.

Aunque inicialmente se mencionó que las mujeres fallecidas como la lesionada vivían en el poblado San Nicolás, municipio de Santiago Papasquiaro, Durango, donde radica Felipe de Jesús, ahora se sabe que su casa la tienen en calle 13 de Septiembre, de la colonia Niños Héroes, en esta ciudad.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más Noticias