Órale! Qué Breves 25 de julio 2020

Órale! Qué Breves 25 de julio 2020

Autor:
25/07/2020

234195

Por: Pilar Aguilar

Por la escasa, nula y hasta equivocada información que algunas personas todavía tienen sobre el Coronavirus, el personal médico duranguense sigue teniendo serios problemas, al enfrentarse al rechazo, discriminación, amenazas y hasta agresiones… A continuación damos a conocer uno de estos episodios que se convirtió en una verdadera pesadilla para dos doctoras y una enfermera que su único pecado fue y es el ejercer su profesión en beneficio de familias radicadas en las poblaciones ubicadas en los puntos más apartados de la geografía estatal… Todo inició el día 22, cuando por la mañana el señor Lucio Flores Nolasco, fue llevado a la clínica del poblado Llano Grande, por un posible caso de Coronavirus, ya que supuestamente tenía todos los síntomas… Sin embargo, el propio paciente negó estar contagiado o ser sospechoso, pues comentó que solo tenía un resfriado, ya que durante los últimos días había estado expuesto a la lluvia y al sol, ante lo que la doctora Mariel le inyectó antibiótico y le recomendó que acudiera al Hospital Integral del poblado La Guajolota, para que le dieran una mejor atención… El paciente se retiró a su casa y aproximadamente dos horas y media después, llegó hasta con la doctora Mariel la señora Dominga, hermana de Lucio, quien le dijo que Lucio había fallecido, pero no solo eso, la responsabilizó de su muerte y hasta la acusó de haberle inyectado el Coronavirus… Ante tan semejante señalamiento, la doctora se alarmó mucho y por eso se comunicó con su asesora y superior, Martha Galindo, quien le aconsejó que solicitara el apoyo del señor Alberto Reyes, que es la autoridad del poblado, inmediatamente habló con él, pero grande fue su sorpresa, pues aparte de que le respondió que no podía ayudarla y que la gente estaba muy enojada con ella, también le manifestó que por su culpa se había muerto el señor  Lucio… Esto preocupó más a la doctora, por lo que al ver que la autoridad local no la apoyaría y que la gente andaba  enardecida ante percepción de la mala atención que le dio a don Lucio, la doctora se volvió a comunicar con su superior y ésta le aconsejó que le llamara a la  doctora Adriana, quien trabaja en el poblado Muruata, ya que ella le podía ayudar a salir del pueblo en su vehículo, y así lo hizo, por lo que ya por la tarde llegó la doctora Adriana y junto con la enfermera Felícitas, se retiraron el pueblo y el peligro rumbo a la ciudad de Durango… Al llegar ya por la noche al Filtro Sanitario COVID-19 de El Mezquital, comentaron el problema por el que estaban atravesando, luego se solicitó el auxilio de los elementos de la Policía Investigadora de Delitos (PID), mismos que llegaron y las custodiaron hasta la ciudad de Durango, posteriormente las llevaron la Fiscalía General del Estado (FGE), donde quedó asentado todo lo que sucedió y el riesgo en el que estuvieron… Sin lugar a dudas que no solo esas doctoras y la enfermera deben recibir un reconocimiento y protección de las autoridades, sino el total del personal de salud, pero sobre todo, se debe hacer un llamado a la sociedad en general, para convencerla de que el personal médico no es el enemigo, que el Coronavirus es al que todos juntos debemos enfrentar y vencer, tomando las medidas sanitarias que nos han recomendado… En otro tema, en  el crucero de la avenida Revolución Mexicana y calle Pasito Tun Tun, de la colonia México, una camioneta marca Dina, color azul, modelo 1978, manejada por el señor Juan José, de 43 años de edad, chocó contra una motocicleta marca Itálika, tipo pick up, color azul, conducida por Julio Ricardo Hernández Bautista, quien resultó lesionado y para su atención medica fue trasladado por una ambulancia de la Cruz Roja a la clínica número uno del IMSS…  Por otro lado, en el crucero formado por la calles Simón Bolívar y Francisco Villa, de la colonia Arturo Gámiz, una camioneta marca Ford, tipo Ranger, color rojo, modelo 2001, conducida por Félix Octavio, chocó contra un automóvil marca Mazda, Mazda 3, color negro, conducido por Claudia, la que resultó lesionada y para que recibiera atención médica fue trasladada por una unidad de la Cruz Roja a la clínica del ISSSTE… A las 01:30 horas, en el bulevar Guadiana, a la altura del Lago de La China, un automóvil marca GM, tipo Buick, color azul, sin placas de circulación, conducido en segundo grado de ebriedad por quien dijo llamarse Karen Rubí, de 26 años, perdió el control de la unida para chocar contra los rieles de contención y barda perimetral, resaltando únicamente daños materiales… Otra de borrachos. 40 minutos posteriores, en avenida Circuito Interior y calle Golondrina, de la colonia Colibrí, una motocicleta marca Vento, color rojo con negro, conducida en las mismas condiciones etílicas que la anterior por José Alan, se accidentó y quedó lesionado, al igual que su acompañante Alondra Lizeth, de 18 años, los que fueron trasladados en una ambulancia de la Cruz Roja al Hospital 450… Otro borrachazo. En el bulevar Guadiana y calle Diamante, de la colonia Esmeralda, a las 04:45 horas un automóvil marca Volkswagen, tipo Vento, color blanco, modelo 2015, conducido en segundo grado de ebriedad por Alina, de 31 años, perdió el control de la unidad para luego chocar contra la base del puente La Salle, sin que nadie saliera lastimado…  Si Dios quiere nos leemos nuevamente mañana y no se les olvide que yo les deseo el doble de lo que ustedes me desean a mí… Y recuerda, si no  deseas que el Coronavirus te alcance y te mate ¡Quédate en Casa!.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *