Regresar a las actividades normales es arriesgarnos a un brote exponencial de COVID-19: Aispuro

14/05/2020

153900

Por: Antonio Gaytán

Regresar a las actividades normales es arriesgarnos a un brote exponencial de COVID-19, “no podemos relajar las medidas”, manifestó el gobernador José Aispuro, sobre el plan para levantar las medidas de mitigación contra el Coronavirus que presentó el Gobierno de México.

El Ejecutivo federal presentó un semáforo de cuatro colores para regresar a la normalidad a partir del 1 de junio, cada municipio tendrá un color:

  • Luz verde regresarán a clases y a todas sus actividades sin restricciones.
  • Luz amarilla permitirá reapertura total de las actividades económicas pero restricciones en los espacios públicos cerrados.
  • Luz ámbar permite reabrir de manera reducida actividades económicas no esenciales y espacios públicos al aire libre.
  • Luz roja solo se permiten actividades esenciales.

Aispuro Torres reconoce que es una propuesta bien estructurada pero que no toma en cuenta las realidades de cada región del país, posiblemente se pensó más en el Valle de México, porque en el caso de Durango -de acuerdo con los especialistas de la materia y los cálculos matemáticos- vamos en la ruta de ascenso de la epidemia.

En este sentido, reitera que Durango no puede relajar la disciplina y volver a las actividades normales porque estaríamos ante un serio riesgo de un brote exponencial que nos llevaría a saturar los hospitales de enfermos como está pasando en otras entidades.

“Tenemos porcentajes muy amplios de espacios (camas) en los hospitales del IMSS, ISSSTE y del Sector Salud que se podrían perder de presentarse un crecimiento exponencial, infectados producto del relajamiento de la disciplina y volver a circular en las calles”, apuntó.

En el caso del regreso a clases, reiteró que no hay condiciones para abrir las escuelas a partir del 1 de junio en todo el estado, no se puede reiniciar clases en un municipio y en otros no, como se plantea en los llamados “Municipios de la Esperanza” porque en Durango no se puede trabajar de manera aislada, así se acordó con el Magisterio duranguense.

Se seguirá impartiendo clase con el programa “Aprende en Casa”, que a lo mejor no es la ideal pero es la que puede implementarse para salvar el ciclo escolar a pesar de la pandemia.

Referente a la falta de ingresos en las familias y en consecuencia a la falta de dinero para satisfacer sus necesidades básicas, como es la comida, el gobernador Rosas Aispuro anunció que se reparten 370 mil despensas por parte del DIF estatal, apoyo que surge de la suma de los programas desayunos escolares y paquetes alimentarios a grupos vulnerables.

Afortunadamente, con la propuesta del Gobierno de la República para disminuir el confinamiento social y regresar a las actividades, se han iniciado una serie de preparativos en las empresas automotrices, mineras y de la construcción para iniciar actividades a partir del 1 de junio, además se analizará con cada uno de los municipios permitir que algunas empresas locales retomen sus labores para generar economía sin poner en riesgo la salud de los duranguenses.

Finalmente, el gobernador José Rosas Aispuro Torres pidió a la población no pensar que al levantarse en próximas semanas la Jornada de Sana Distancia en el país es un indicativo que ya pasamos lo más difícil porque no es así, “en Durango hay que decirlo con toda claridad, la parte más difícil no la hemos vivido, o sea, viene la parte más crítica con un número considerable de personas contagiadas de COVID-19, cuidemos la vida de quienes más queremos”.

¿Cuáles son los Municipios de la Esperanza que retoman actividades el 18 de mayo?

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *