Suicidios son producto de la depresión

Autor:
30/05/2021

515398

Suicidios son producto de la depresión En lo que va del año Durango reporta más de 73 suicidios. Al menos en el 80 por ciento de los suicidas, este paso es producto de una enfermedad que se minimiza e ignora, llamada depresión. Hay que resaltar que el año 2020 lo cerró el estado, con 131 casos.

El suicidio ha existido en todos los tiempos y sociedades; sin embargo ahora tiene otros matices; además de que tiene mucho que ver el contexto familiar y también el aspecto espiritual, de acuerdo a lo que compartieron especialistas en el programa sabatino “El Averiguadero”.

María Antonieta Pulido Gurrola, doctorante en Tanatología y Prevención del Suicidio; Viviana Soto Villarreal, Coordinadora del Programa de Atención a la Violencia Familiar y de Género de la Dirección Municipal de Seguridad Pública (DMSP); así como el psiquiatra y sexólogo, Manuel Salazar Enríquez; coincidieron en señalar que es necesario atender la pandemia llamada depresión y en que, los gobiernos deben destinar mayor presupuesto a la atención de la salud mental.

¿Qué detona el suicidio?

El suicidio se ha considerado como un tema oculto; como algo que genera vergüenza y que de pronto se ultra maximiza; cuando se sabe que el 80 por ciento de los suicidas lo hacen por una patología mental desconocida, ignorada y minimizada que se llama depresión. El otro 20 por ciento tendrá ansiedad o bien alguna enfermedad medica grave, entre otras cosas.

Se cree que hay otros factores psicosociales como, rompimiento de pareja; maltrato infantil, separación de los padres y otras cosas; pero eso no es causa de suicidio. Todos esos factores coadyuvan para detonar cosas que ya traemos incubados desde la infancia, donde el factor genético es fundamental.

Culpas que llevan a quitarse la vida  

La espiritualidad juega un papel muy importante en los suicidios; por ello ahora también se presenta el fenómeno de quitarse la vida por culpa. Es decir que la pandemia ha dejado vacíos en los hogares porque alguien se contagió de COVID-19 y murió.

Entonces alguien de casa piensa “salí a trabajar y llevé el virus a casa; de ahí contagie a mi madre o padre y murieron”. Entonces esta parte de la espiritualidad es un detonante.

 

Autoridades rebasadas

La realidad es que los suicidios se han disparado y por ello a través del Programa de Prevención de Violencia, se da seguimiento a quienes han intentado quitarse la vida; además de apoyar a las familias.

La población debe saber que hay un comité interinstitucional que integran dependencias tanto estatales como municipales, el cual revisa como poder evitar esta situación.

La verdad es que las instituciones a partir de la pandemia se han visto rebasadas; y hay muchos detonantes psicosociales del suicidio. “Hemos atendido casos, como primeros respondientes en los que nos encontramos que es el intento 30 o el quinto, o x número” señalo Viviana.

En los trabajos del comité, se tiene que apostar mucho al tema de la prevención; sin embargo faltan profesionales para atender la salud mental.

Vendrán más suicidios

El tema del suicidio si bien no debe ser alarmista, tampoco se debe minimizar; porque es un fenómenos que se “va a venir” porque esta inserto en las sociedades modernas; comentó Manuel Salazar, al tiempo que resaltó “sueno desalentador”.

Ante este panorama necesitamos capacitar a personal especializado. Necesitamos más que buenas voluntades porque Durango está lleno de estas y de duplicidad de programas.

Podemos ver que en México, hay un día muy famoso que se llama Día de la Prevención del Suicidio, pero se olvida que el suicidio es la complicación de una enfermedad llamada depresión, ansiedad, adiciones o violencia.

Materialismo en lugar de sentimientos

Hay personas que dicen que nunca se dieron cuenta de que su hijo o familiar tenía problemas o mandaba señales y eso pasa porque hoy es más fácil ver marcas de ropa, modelo de celular o marca de lentes, que emociones.

Vivimos en una carencia de lectura de sentimientos. Como padre muchas veces te preguntas porque pasaron las cosas si le diste el mejor celular, iba al mejor colegio y no le faltaba nada; pero el joven quería tiempo y atención.

Quienes se quieren suicidar lo dicen; que no lo veamos los que estamos alrededor es otro problema.

Hay que romper el tabú

Es importante que no tengamos miedo de hablar de enfermedades mentales. La depresión es el cáncer de las emociones y es factor peligroso para el suicidio. Hay ansiedad, estrés postraumático, fobia social y consumo de sustancias; todo esto son patologías y lo que corresponde es quitar el estigma y acercar a la gente, a los niños; para que entiendan que la salud mental.

En México, una persona tarda 15 años para atenderse la salud mental; por eso hay que erradicar los estigmas que hay en torno a esto.

Finalmente los especialistas coincidieron en señalar que es muy importante para evitar los suicidios, que haya psicoeducación y sobre todo que los gobiernos asignen más recursos para este renglón de la salud, porque la realidad es que la salud mental siempre ha sido el patio trasero de la salud pública.

Te puede interesar: Narcomenudeo predomina en cuatro municipios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *