¿Te gustaría pagar impuestos por hacer Home Office?, ¡Puede ser una realidad!

¿Te gustaría pagar impuestos por hacer Home Office?, ¡Puede ser una realidad!

Autor:
12/11/2020

336986

A un año de haber presentado el primer contagio que ocasionó la pandemia del COVID-19, y con un futuro aún incierto sobre cuándo podría terminar la situación de confinamiento, la pregunta que se encuentra en el aire en sector financiero – laboral, es ¿Te gustaría pagar impuestos por hacer Home Office? ¡Puede ser una realidad!

Con base en una investigación del Deutsche Bank, la cual pretende analizar cómo se pueden reconstruir las economías de los países después de la pandemia del Covid-19, el investigador Luke Templeman y su equipo proponen un nuevo impuesto del 5% sobre el ingreso de los empleados que están laborando desde casa, haciendo home office o trabajo remoto. Fundamentan su propuesta en la idea de que el recurso por este impuesto permitiría regularizar la economía, pues una parte de ese dinero se destinaría a los trabajadores esenciales que no pueden llevar a cabo sus actividades de manera remota y también para las personas de bajos recursos.

La propuesta se encuentra dentro del último informe del servicio de investigación del Deutsche Bank que indaga en cómo reconstruir el mundo tras la pandemia del coronavirus y aborda del cambio climático al futuro de las ciudades, pasando por la reforma del sistema capitalista, las criptomonedas, la fiscalidad y el mundo laboral.

En la opinión de quienes realizan dicho estudio, este nuevo impuesto “tiene sentido” para ayudar a los trabajadores esenciales “desde un punto de vista personal y económico”.

“También tiene sentido reconocer a los trabajadores esenciales que asumen el riesgo del coronavirus por salarios bajos. Aquellos que son lo suficientemente afortunados de poder ‘desconectarse’ de la economía cara a cara se lo deben”, asegura el autor.

El impuesto generaría por ejemplo unos ingresos extra para el Gobierno estadounidense de 48,000 millones de dólares (unos 40,600 millones de euros), estima el estudio.

Con esa cantidad, prosigue, se podría pagar una ayuda de 1,500 dólares (1,270 euros) a los 29 millones de empleados estadoundenses que deben trabajar de forma presencial y cobran menos de 30,000 dólares (unos 25,400 euros) al año (sin contar a quienes reciben propinas).

A juicio del autor, “los trabajadores a distancia contribuyen menos a la infraestructura de la economía a la vez que reciben sus beneficios”, lo que constituye un “gran problema”.

Agrega que quienes trabajan desde su hogar se ahorran los gastos de “desplazamientos, comida, ropa y limpieza”, aunque reconoce que también hay costes, como un mayor “estrés mental” o un sistema de trabajo “imperfecto”.

La propuesta tampoco contempla una mayor carga fiscal para las empresas que tienen menos gastos por el trabajo remoto o que se benefician de la menor movilidad de las personas por los confinamientos.

Te podría interesar: Home Office: ¿Cómo mejorar la velocidad de mi Internet?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *