Adolescente defiende a sus perritos de un oso que entró a su patio

Adolescente defiende a sus perritos de un oso que entró a su patio

01/06/2021

517145

California, Estados Unidos.- Una adolescente valiente se defendió de una osa protectora que golpeó a los perros de su familia en su patio trasero de California, según muestra un video viral.

Hailey Morinico, de 17 años, arriesgó la vida al enfrentarse a la madre osa, quien se pasó por la barda de su casa mientras se posaba con sus cachorros en la parte superior de esta pared. El incidnete, que tuvo lugar en la ciudad de Bradbury, cerca del Bosque Nacional Ángeles, quedó grabado en un video publicado en Facebook este lunes.

Los cuatro perros de la familia inicialmente se lanzaron hacia la osa y su cachorro, por lo que la madre comenzó a golpear a uno de los perros, antes de que la joven saliera corriendo y empujara al animal de la pared. Hailey Morinico agarró a uno de los perros y corrió hacia dentro de su casa.

Te podría interesar: TikTok: Reto de Thanh Le para tener abdomen plano en unos días ¡funciona!

“Mi hija [Hailey] acaba de salvar a nuestro perro con una fuerza sobrehumana”, escribió la madre de Morinico, Citlally Morinico, en Facebook. “Para mí, uno de los momentos más aterradores de mi vida”.

Hailey dijo en un video de TikTok que “luchó contra” el oso para “proteger a mis hijos” durante el encuentro después de escuchar a los perros comenzar a ladrar mientras estaban afuera. Inicialmente sospechó que otro perro o una ardilla irritaba a sus mascotas.

“Y cuando voy allí para ver a qué están ladrando, dije ay ese es un perro muy extraño”, recordó Hailey. “Y cuando llego allí, el oso literalmente como llevarse a uno de mis perros”.

El oso también golpeó al perro más pequeño del grupo, Valentina, dijo la adolescente, “ella es el bebé y como su esclava, tengo que protegerla”. Declaró que instantáneamente decidió empujar al oso, incluso mirándolo directamente a los ojos mientras se acercaba.

Hailey agregó que la osa, que parecía ilesa por el empujón, no se resistió mucho y se retiró rápidamente. “Y para ser honesta, no creo que me guste presionarla tanto”, continuó. “La empujé lo suficiente para perder el equilibrio”.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *