MéxicoPlaneta Verde

¡Ya viene la temporada! ¿Cómo recolectar agua de lluvia?

18/06/2022 - Hace 2 semanas
  • Compartir:

Ciudad de México.- La temporada de precipitaciones ya está cerca, y aunque quizá no sean abundantes en algunas regiones, sí es tiempo de ver cómo recolectar agua de lluvia.

Aquí te decimos cómo recolectar el agua de lluvia y algunos beneficios.

Primero que nada, como sabemos el agua es uno de los recursos que más utilizamos en el día a día; lamentablemente las autoridades alertan por el día Cero en donde el país no contará con el vital líquido.

Como sabemos, actualmente Nuevo León padece una severa crisis con el agua, pues está escaseando y en algunos lugares simplemente ya no hay.

Por lo tanto, recolectar agua de lluvia se vuelve relevante, porque su uso es fundamental para beber, preparar alimentos, la higiene, y para realizar tareas del hogar.

No obstante, también es el recurso que más se desperdicia en el mundo, debido al mal uso que le damos.

Puede interesarte: Sequía severa cubre 18 municipios de Durango y 15 con sequía moderada | Notigram

A continuación, hablaremos sobre cómo recolectar agua de lluvia, para que estemos preparados durante los meses de mayor humedad.

Debes construir e instalar un barril para lluvia con los siguientes materiales:

  • Barril de plástico de 200 litros aproximadamente con tapa de rosca.
  • Taladro eléctrico.
  • Broca de una pulgada.
  • Llave de latón de 3.4 pulgadas.
  • Sellador de silicona transparente.
  • Dos adaptadores hembra de plástico de 3.4 pulgadas.
  • Tapa hembra de plástico de 3.4 pulgadas.
  • Sierra de tres pulgadas.
  • Tijeras.
  • Bloques de muro de contención.
  • Protector de ventana.
  • Un tapón con dosificador flexible.

Una vez que tengas el material, debes hacer el orificio exterior de drenaje, con un taladro eléctrico y la broca de 1 pulgada. Hay que sostener firmemente el barril y hacer el orificio justo por encima de la curva del barril.

Posteriormente, hay que aplicar sellador de silicona a la rosca de la llave de latón y atornillarlo en el orificio. Es necesario aplicar un poco de fuerza y asegurarnos de que el hoyo tenga la medida de la llave de drenaje.

El segundo paso es crear un orificio de drenaje o desbordamiento, el cual servirá de salida para que conectemos una manguera en caso de querer usarlo para regar.

Debemos abrirlo justo tres pulgadas abajo de la parte superior del barril, para lo que usaremos nuevamente el taladro y la broca.

En cuanto esté hecho, tenemos que aplicar sellador en la rosca del niple hexagonal (pieza que sirve para unir dos tuberías) y atornillarlo con fuerza.

Una vez que tenemos los dos orificios hay que colocar los adaptadores. Para esto usaremos el sellador de silicona en el roscado interior de las llaves de drenaje y haremos presión para insertar el adaptador. Es más fácil si tenemos una persona que nos auxilie sujetando el barril. El paso se repite en ambos orificios.

La perforación en la tapa es para conectar la tubería o el dosificador flexible por donde entrará el agua de lluvia.

Hay que marcar el diámetro del dosificador para después cortar con la sierra. Esto es más fácil si primero hacemos dos agujeros en cada lado de la marca. Posteriormente, habrá que colocar el dosificador de manera con firmeza para evitar derrames.

Para evitar que entren insectos, tierra o escombros, debemos mantener cubierta la perforación de la tapa con la malla o protector de ventana. Hay que pegarla por dentro con la ayuda de un sellador. También hay que hacerlo en cada uno de los orificios del barril, por la parte interna, para que podamos filtrar el agua correctamente.

Una vez que hayamos adaptado el barril, es hora de instalarlo. Tendremos que identificar el canalón del techo por el cual bajará el agua de lluvia y ajustarlo al dosificador flexible.

Para mayor alcance, podemos nivelar el barril utilizando bloques de contención. Estos deben estar firmes y lisos para lograr mayor equilibrio.

Estos son otros tips para tu sistema de recolección de agua de lluvia:

  • Evitar que materiales tóxicos estén en contacto con el agua.
  • Tamaño adecuado: la dimensión de nuestro barril dependerá de la cantidad de agua que queramos recolectar. Lo importante es que sea resistente y con la capacidad necesaria para nuestro uso.
  • Cubrir los orificios: si pensamos almacenar el agua durante varios días, hay que mantener tapado el barril en todo momento, de lo contrario, podríamos promover la aparición de insectos.
  • Debemos conservarlo limpio para asegurar la calidad del agua, además, debemos revisar periódicamente que la instalación no presente fugas o daños de algún tipo.
  • Aunque almacenemos el agua, esta debe ser utilizada con regularidad, pues, de lo contrario, pueden aparecer microorganismos.
  • Lo mejor es buscar lugares lisos y no porosos. La primera alternativa es el agua de la azotea, aunque también podemos aprovechar la que cae desde los balcones o ventanas. Debemos recordar que la cantidad de agua que podamos recolectar también dependerá de las características de la superficie y la inclinación de la pendiente.

Finalmente te decimos que, al recolectar el agua de lluvia, tendrás un ahorro económico, ayudarás a la conservación del medio ambiente y podrás evitar la sobreexplotación de los mantos acuíferos; pero además es posible el control de riesgo de inundaciones en áreas bajar como un sótano o el acumulamiento excesivo de humedad.

Ahora puedes leer: 
Síguenos en: Google News Notigram

Autor

Periodista y editor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *