Cierra sus puertas Rivelinos Club después de 26 años de forjar futbolistas en Parral

Cierra sus puertas Rivelinos Club después de 26 años de forjar futbolistas en Parral

Autor:
23/01/2020

69184

-Cierra sus puertas Rivelinos Club después de 26 años de forjar futbolistas en Parral

Parral, Chihuahua.-  La primera cancha de fútbol rápido con alfombra fue cerrada tras permanecer 26 años forjando talentos de futbolistas Parralenses, Rivelinos Club de fútbol rápido.

Hace 26 años, en la Ciudad de Hidalgo del Parral, Chihuahua, una familia con una bola de tierra en la mano, tuvo la idea de construir un espacio para que niños y jóvenes comenzaran a entrenar y jugar al fútbol rápido.

Los equipos acudieron a inscribirse y así comenzó la pasión; una cancha con bardas que nos enseñó, más allá de las habilidades futbolísticas, a forjar el carácter, a reír, a burlarte y aguantar carrilla, a llorar, a encararte con el rival y al final del partido, fundirte en un abrazo, o por qué no, arreglarlo con empujones y hasta unos madrazos; eso era “El Rivelinos”: emociones encontradas y amistades reforzadas.

Recuerdos de un jugador:

Yo ahí, jugué con Pañales MAC y la selección estatal, aunque también tengo en mis recuerdos, un esporádico paso por Botas Montana; había hasta mercado de piernas, pues si un jugador destacaba, el equipo estrella trataba de convencerlo para incluirlo en su plantel, aunque hay que decirlo, pocas veces ocurrían traspasos, porque cada uno traía bien puesta la camiseta de su equipo.

A nosotros, ¡qué pavor nos daba enfrentar a Despacho Contable Villegas o al Rivelinos! el equipo del señor Baltierra, Baltis o Don Roge (Dueño de la cancha) con los Baltierras en la cancha: “pinche Pibe, siempre hace la misma”, “el Roge, le pega a madre al balón, pero si nos los chingamos”; todavía siguen “haciendo la misma” y “pegándole a madre al balón”; esos juegos no se olvidan, cuántas veces nos ganaron y cuántas veces disfrutamos vengarnos de la derrota anterior. Lo que me faltó, fue jugar más contra el menor de la dinastía, “El Cueo”.

Cuando el triunfo estaba de nuestro lado, con gusto pagábamos el arbitraje; cuando perdíamos, ¡ah! cómo pesaba desprendernos de esos pesos y todo para saldar cuentas con el “árbitro de Baltierra”… pobre “Pasita” cuántas mentadas habrá recibido en 26 años.

Pero nada se compara, con el agradecimiento que les tenemos todos los que alguna vez pisamos el Rive, por estos 26 años, que hoy llegan a un triste final para muchos, pero esperanzador comienzo para los nuevos talentos de Rive 7, seguramente será un éxito, pues el “guante” ya lo traen.

Era mágico jugar ahí, primero enseguida del lienzo charro, después en la entrada a la Colonia Praderas; esperar que pasara la semana para volver a sentir la adrenalina y la pasión que solo te da el fútbol.

Nombrar, sería omitir; tengo detectados a todos y cada uno de los amigos que hice en el Rivelinos; espero que con tantito del cariño que los recuerdo, recuerden también a Mario Quintana “El Chan”; cuando quieran, nos juntamos y platicamos nuestras Memorias del Rive.

Gracias a la familia Baltierra por impulsar el deporte y la sana convivencia por tantos años , y sobre todo por abrir espacios deportivos donde los niños jóvenes y adultos disfrutaron de la pasión futbolera.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *