Y el poeta dijo…

Y el poeta dijo…

16/03/2021

451276

Y el poeta dijo:

Sus hijos no son suyos.
Son los hijos y las hijas del anhelo de la vida por perpetuarse.
Llegan a través de ustedes, más no son realmente suyos.
Y aunque están con nosotros, No nos pertenecen.
Pueden darle su amor, pero no sus pensamientos, porque tienen sus propios pensamientos.
Pueden albergar sus cuerpos, pero no sus almas, porque moran en la casa del mañana, que no los pueden visitar si siquiera en sueños.
Pueden, si mucho, parecerse a ellos, mas no tartar de hacerlos semejantes a ustedes, porque la vida no retrocede, ni se estanca en el ayer.

Son los arcos para que sus hijos, flechas vivientes, se lancen al espacio.
El arquero ve la marca en lo infinito, y él es quien doblega, con su poder, para que sus flechas partan veloces a la lejanía.
Que el doblamiento en manos del arquero sea vuestra alegría; porque aquél que ama la flecha que vuela, también ama el arco que no viaja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te podría interesar: Cuaresma es para estar bien y reflexionar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *