El ombligo, una zona erógena que pocos conocen

El ombligo, una zona erógena que pocos conocen

Autor:
09/05/2021

498050

¿El ombligo es una zona erógena?

Así como lo escuchas, el ombligo es una zona erógena que pocos estimulan.

El ombligo puede llegar a ser un gran acumulador de pelusas o una parte atractiva de la mujer, según los ojos que lo miren.

Este puede llegar a ser algo que pase desapercibido, incluso nadie pensaría en el, aún que después de leer esta información conocerás una nueva forma de incrementar la pasión.

Leon F. Seltzer dio a conocer en Psychology Today los vínculos sexuales que tiene el ombligo, mismos que van más allá de la simple atracción.

Te puede interesar también: ¿Pensando en comprar juguetes? Así puedes saber si es seguro

El ombligo cuenta con terminales nerviosas las cuales se encuentran también en el área genital, es por eso que un estimulo correcto puede reflejarse en el canal vaginal.

Pocas mujeres conocen esta sensación, es por esos que pueden llegar a ser poco percibibles.

Algunas de las maneras de estimular el ombligo son caricias, cosquillas o penétralo con la lengua.

Esto hará que lo sienta directamente en otros lugares, incluso lo puedes combinar con algún otro estímulo y llegar al clímax total.

Te puede interesar también: El beso arcoíris ¿Qué es y por qué no es recomendable hacerlo?

Existen algunos datos curiosos sobre la atracción que tiene el ombligo.

En Medio Oriente existe la danza del vientre, la cual muestra algunos movimientos que dejan ver el abdomen de las mujeres, dejando al ombligo como de una las partes más sensuales de la mujer.

Esto llego un grado de popularidad en el que muchas mujeres adornan su vientre con joyas o cadenas.

Según los fetiches más buscados en Google, el ombligo perforado se encuentra en segundo lugar de búsquedas.

La famosa cantante Madonna declaró en 1985 en una entrevista lo siguiente: “Tengo el ombligo perfecto… cuando meto mi dedo en él experimento una nervio en el centro de mi cuerpo que va hasta mi columna”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *