¿Cómo saber si tienes mal de ojo?

¿Cómo saber si tienes mal de ojo?

Autor:
13/10/2020

309177

El “mal de ojo” u “ojeo” es una creencia popular que está extendida en muchas civilizaciones, según la cual, una persona tiene la capacidad de hacerle daño a otra solo con mirarla. Una “maldición” causada por envidias, malos deseos y sobre todo por energías negativas que se trasmiten mediante una intensa mirada. Es una creencia tan apasionada y generalizada que sigue teniendo vigencia.

Si piensas que te lo han echado mal de ojo, te aseguro que tienes mal de ojo. Pero hay que reconocer que los seres humanos no tenemos poderes mágicos ni la capacidad mágica de inducir el mal (ni el bien a nadie), pero lo que si tenemos todas las personas es la capacidad de sugestionarnos. El hecho de creer algo puede producir cambios tanto a nivel físicos como psicológicos. Un buen ejemplo de esto son los medicamentos placebo.

Existen miles de estudios que demuestran que el simple hecho de saber que te estás tomando una medicación para solucionar un problema puede producir mejoras en la salud, aunque esa sustancia no tenga ningún principio activo.

Te sorprendería saber el porcentaje de medicamentos recetados por la seguridad que son placebos. Y no es que nos engañen, es que realmente nos ayudan a mejorar la salud.

De igual forma, si crees que puedes tener mal de ojo, también es posible que te lo puedan quitar. Aquí es donde entran en juego caraduras, personas que se creen con poderes y una mezcla de tradiciones variopintas. Para quitar el mal de ojo sirven multitud de rituales.

Algunos de los que he encontrado por internet:

  • Remedio del aceite, el agua y la tijera
  • Plantar nueve semillas de ciruela
  • Colgar ajo en casa a modo a muleto

Y parece ser que también es recomendable utilizar oraciones del tipo:

Con un ojo te han mirado

con dos ojos te han ojeado

con tres ojos te han curado.

Desde chicos, abuelos, madres o tías siempre alertaron sobre cuidarse de las miradas de algunas personas que podrían causar daño, es por ello que el ser humano desarrolló a lo largo del tiempo todo tipo de amuletos, rituales o medidas de protección contra este mal.

Otros consejos sobre ¿Cómo quitar el mal de ojo?

Cintas rojas en la muñeca, cuernos del mismo color en el cuello, herraduras colgadas del revés, riestras de ajo detrás de las puertas o una espina seca en el bolsillo. Desde siempre, las personas se han protegido de múltiples formas frente a las malas vibras de los demás.

Las formas de protección o curación contra el “mal de ojo” u “ojeo” son diferentes según el lugar, país o cultura de creencia.

Sin embargo, muchos aseguran que el ojo turco -el tradicional ojo azul de cristal- es el talismán más efectivo para protegerse de todo lo malo. Tanto para cuidar los hogares (ubicados en la entrada) como a las personas (en anillos, collares o en bolsos), su misión en anular la energía negativa ya que la “absorben”.

Otra imagen muy utilizada -y, dicen, muy efectiva- es la Mano de Fátima (o Hamsa). Símbolo sagrado tanto para el Islam como para el Judaísmo, tiene la forma de una mano simétrica que, tal como indica su propio diseño, tiene la capacidad de frenar la envidia.

Potente en su rol protector, el Ojo de Horus egipcio también es considerado uno de los talismanes anti-envidia más reconocidos.

También puedes protegerte de otras maneras. Puedes realizar pequeños rituales en tu hogar como poner un vaso de agua debajo de tu cama y cambiarla todas las noches, o colocar un par de manzanas en la entrada de tu casa, ambas cosas absorberán las malas energías, evitando que seas tú quien resulte afectado.

Existen otras alternativas como el reiki o la meditación, las cuales mantienen equilibradas todas tus energías, y te pueden ayudar a atraer todo lo positivo. Recuerda que la mente es muy poderosa.

También puedes intentar darte un baño curativo con hojas de ruda. Esta planta tiene muchas propiedades curativas, considera que debes hacer esta actividad con mucha calma, incluso puedes añadir música relajada. Si lo haces en los días martes resultará aún mejor.

También puedes probar otras opciones como las siguientes:

  • La sal: Este ingrediente de la cocina puede tener más beneficios de los que crees. Coloca una pizca de sal sobre la palma de tu mano y ciérrala formando un puño, muévela alrededor de tu cabeza tres veces en sentido del reloj y tres veces en sentido contrario.
  • Huevo: Ha sido usado por muchas generaciones para quitar las malas energías que pueden estarnos perjudicando. Lo que debes hacer es pasar un huevo (de preferencia color marrón) por todo tu cuerpo, de preferencia pídele a alguien que lo haga por ti, así abarcaras todos los lugares de tu cuerpo y disiparas todas las energías. Al final rompe el huevo y disuelve la clara y la yema en un vaso que contenga sal disuelta con agua.

Quitar el mal de ojo a un bebé: recuerda que los bebés son más susceptibles a este tipo de “maldiciones”, por eso lo mejor es protegerlos con una pequeña pulsera con un ojo turco, o bien, un ojo de venado

Los síntomas del mal de ojo varían de acuerdo a la edad, el tipo de maleficio y la manera en cómo este se hace. Sin embargo, en todas las edades se presentan síntomas físicos y psicológicos que tienen como objetivo debilitar a la persona. Los síntomas más comunes son:

  • Fatiga
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de la vitalidad
  • Pérdida de la fuerza
  • Insomnio
  • Tristeza y angustia

Síntomas en los niños:

Los niños son tal vez las personas más propensas a padecer el mal de ojo, pues son considerados como personas débiles. Algunos de los síntomas más comunes que se presentan en los bebés y los niños que están ojeados son:

  • Defensas baja
  • Múltiples alergias sin explicación
  • Llanto constante
  • Diarrea
  • Vómito frecuente
  • Falta de apetito
  • Patrón de sueño alterado
  • Cólicos
  • Infecciones

La verdad es que existen muchísimos rituales y métodos para que las víctimas del mal de ojo puedan curarse, nadie está exento de ser afectado por esta terrible maldición.

Te podría interesar: ¿Cuánto cuesta borrar un tatuaje?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *