AMBIENTE POLÍTICO… El capitán, la fuerza moral y el valemadrismo

AMBIENTE POLÍTICO… El capitán, la fuerza moral y el valemadrismo

Autor:
19/03/2020

89014

Por: Eduardo Serrano

La Organización Mundial de la Salud (OMS), no se anda por las ramas así como en Atotonilco, a diferencia de cómo han asumido en Palacio Nacional el tema de Coronavirus. La situación es grave y como tal debe ser atendida y coordinada por el más alto nivel de Gobierno en México y no ser delegada -o relegada- al sector Salud, pues se debe tratar como un asunto de prioridad nacional y de gran impacto internacional en todos los aspectos, en lo económico, lo político y lo social. Bueno, de esa forma, la OMS le estiró las orejas al Gobierno de la República encabezado por Andrés Manuel López Obrador, quien anda más preocupado por acomodar sus cachitos de la “rifa que no es rifa”; así como en su momento le valió un soberano cacahuate el tema de la violencia a las mujeres y sus diversas manifestaciones, ahora se siente más mesías que nunca y hasta le hace el “fuchi guácala” al gel antibacterial, a pesar de que por su edad, es parte de la población vulnerable.

Mientras los mandatarios de otras naciones atienden la emergencia por el Coronavirus de una forma más ordenada, desde luego, en medio de acciones hasta cierto punto radicales dada la magnitud de la pandemia, pero apoyados en sistemas de salud literalmente, de primer mundo, en México no hay capitán que asuma el mando, pues el timón se lo ha dejado encargado a otro marinero. Es cierto, pocos dudan de la capacidad del marinero, excepto cuando trata de quedar bien con el capitán, a quien lo protege su “fuerza moral”. Aun así, reitero, pocos dudan del marinero Hugo López-Gatell, pero cada vez somos más los que dudamos del capitán “Jack Sab’s Kien”. Su indolencia preocupa tanto como la pandemia que se propaga; su “valemadrismo”, en efecto, tranquiliza a muchos de sus fieles seguidores, quienes paradójicamente urgen a las autoridades estatales a que tomen responsablemente las medidas, pero son incapaces de “suplicarle” un cambio de actitud a “Jack”.

Nuestros paisanos en otras partes del mundo han asumido su parte, haciendo un llamado a los mexicanos para que nos mantengamos en casa, a fin de evitar la propagación del Coronavirus. Los datos escalofriantes en Italia, donde el récord se rompió con 475 fallecimientos en un lapso de 24 horas, podría ayudarnos a dimensionar la presencia del brote del COVID-19, con cerca de 180 mil casos confirmados y casi siete mil 500 decesos, con corte al 18 de marzo, pero avanzando de forma exponencial en el mundo. Nada menos en España, donde radican un buen número de mexicanos, de un día para otro se sumaron mil 500 infectados. En México, con más de 90 casos confirmados y un sistema de Salud sostenido con alfileres, en un país económicamente débil, que no cuida sus fronteras, y que solo están cerradas por la acción de sus vecinos, como recientemente lo ha hecho Guatemala, no es por alarmarte Jack, pero la cosa está de la…

Parece que estamos jugando a la “gallina ciega” o al “ganso ciego” como usted le quiera llamar. No se avanza en la contención en nuestro país, porque se desconoce al enemigo; no se sabe dónde está, y por tanto no se puede luchar contra él, tal como lo dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. Por eso, si “Jack Sab’s Kien”, nomás no da una, solo nos queda esta alternativa: Atendamos las disposiciones de los gobiernos locales.

En Durango las medidas son muy claras, el mandatario Aispuro ya determinó que se suspenden las clases; no hay agenda pública que provoque aglomeraciones; las oficinas gubernamentales se encuentran manejando las acciones sanitarias correspondientes. Las sesiones de Cabildo en la capital duranguense, se llevan a cabo con el mínimo de gente, así como la actividad legislativa en el Congreso del Estado. La Iglesia Católica también ha asumido una actitud responsable, evitando que los feligreses abarroten los templos.

Disculpe usted, pero, ahora que “Jack” ha demostrado que su “fuerza moral” y su “valemadrismo” son igual de letales que el propio coronavirus, no pasar a la etapa 2, dependerá únicamente de cada uno de nosotros.

Twitter: @LaloSerrannoZ

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *