AMBIENTE POLÍTICO… El fantasma del abstencionismo   

AMBIENTE POLÍTICO… El fantasma del abstencionismo   

Autor:
21/05/2019

190

Por: Eduardo Serrano

A medida que se acerca el 2 de junio, se agudiza el esquema estratégico al interior de los equipos de los candidatos a presidente municipal que contienden en esta justa electoral. Lamentablemente, el escenario pinta para desarrollarse en medio de una baja participación ciudadana. El Ambiente Político ahora enfrenta con mayor intensidad una serie de embates de campañas negras y de guerra sucia que se libra principalmente en el terreno de las redes sociales, pero también ocurre en las calles de la ciudad. Esta situación, lejos de ayudar a incrementar la presencia de electores en las urnas, invita al “fantasma del abstencionismo” a que siga rondando alrededor de las casillas, lo cual, es altamente riesgoso para el impulso de nuestra ciudad, ya que “muchos” nos dejan la responsabilidad a “pocos”, y para acabarla de amolar, “todos” se quejan de lo “mismo”.

Las descalificaciones y los daños a la imagen de los candidatos, que derivan en ataques prácticamente personalizados, para los “ingeniosos y creativos” de la red, puede resultar muy redituable, aunque estos no se detienen a pensar que perjudican no solo al candidato, sino al padre o madre de familia, al esposo o esposa, al hijo o hija, y que todo esto trae, inevitablemente, consecuencias en el círculo cercano de la persona, tal vez es por eso que nuevamente las llamadas “fake news” han inundado las redes sociales, enrareciendo aún más el Ambiente que gira entorno a las campañas y provocando que los partidos y sus candidatos, destinen recursos materiales y humanos para desmentir las situaciones “sembradas”. Sin embargo, al interior de los cuartos de guerra, algo bueno sacan de eso: la percepción social es que se ataca a los más fuertes, a los débiles, ¡ni los pelan!

Las páginas “clonadas” y los ataques de “troles” se han convertido en una actividad rutinaria en la guerra sucia. El problema es que con tanto “cochinero” en las redes, la gente se desanima, se deja envolver por los chismes y termina por no creerle a ninguno, más todavía cuando el apoyo visual viene tan bien preparado que no hay lugar a dudas. Por ejemplo, las agresiones a un brigadista del Partido Duranguense el domingo pasado, corrieron por “Twitter” y “Face book” como si se tratará de un pleito en el que estuvieron involucrados integrantes de la campaña de José Ramón Enríquez, solo porque en la grabación una persona así lo señala. Al final todo resultó ser una “bronca”por fraude en la venta de terrenos, presuntamente por parte de un líder del PD, lo cual, después de haberse esclarecido, una vez más fue aprovechado por el equipo del “Águila” Enríquez.

Son muy loables los esfuerzos de los órganos electorales por animar a los ciudadanos a ejercer libremente su derecho al voto, pero son insuficientes si los candidatos no hacen su parte, esa que tiene que ver no solo en las campañas, sino en el ejercicio de sus funciones. Dudo mucho que el hartazgo social se haya acabado, quizás como la política misma, ha sufrido una “mutación” que deberá ser encausada de la mejor manera por los candidatos. Cada vez es menos predecible cómo votará el ciudadano, ese que ya no se cree los “cuentos chinos”; que agarra la despensa del color que se la entreguen; que abraza a cualquiera que se le acerca en tiempos de campaña solo para salir en la “foto”, sin embargo, por el bien de nuestra democracia, ojalá que los políticos lo entiendan y lo atiendan. El “fantasma del abstencionismo” ronda peligrosamente haciendo de las suyas, en medio de un costoso proselitismo, moviéndose a placer entre la indiferencia ciudadana.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *