AMBIENTE POLÍTICO… Perdiendo el juicio

AMBIENTE POLÍTICO… Perdiendo el juicio

Autor:
17/09/2020

285023

Por: Eduardo Serrano

Es habilidoso el tabasqueño; se las sabe de todas todas y las que no se sabe, las inventa. Aunque va mermando su popularidad, en el Ambiente Político aún posee un margen lo suficientemente robusto, como para aventarse cada disparate, ¡que Dios guarde la hora! El 15 de septiembre se le juntaron dos plazos fatales, uno para vender todos los cachitos de la rifa del avión presidencial y otro para reunir las firmas para enjuiciar a los expresidentes: Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto. Ninguna de las dos metas alcanzó. No se vendieron todos los cachitos, ni se reunieron los dos millones de firmas requeridas. Sin embargo, ni una cosa ni otra, impidieron que se rifara el avión -sin avión- y, a falta de firmas, el Mandatario nacional envió una carta al Senado de la República para solicitarle a los legisladores que se dé paso a una consulta que permita al pueblo -sabio- decidir si se enjuicia o no a los expresidentes.

El día en el que se conmemora el inicio del movimiento de Independencia, o la fiesta del Grito, como normalmente la conocemos, el maestro de la distracción y su fiel escudero Hugo López Gatell, omitieron -o al menos dejaron en tercero o cuarto término-, que en sus datos México llegó a 676 mil 487 casos confirmados de COVID-19 y acumuló 71 mil 678 defunciones de mexicanos que tienen nombre y apellido, de mujeres y hombres que dejaron familias devastadas, y que ciertamente, por doloroso que parezca, quizás también dejaron libre una cama de hospital, para que el Gobierno federal se pavoneara al decir que no ha habido saturación en los nosocomios. Los días de esta semana seguirán avanzando y el tema de la pandemia, vencida desde la óptica del huésped de Palacio Nacional, será “peccata minuta” frente a la voluntad del pueblo sabio que compró un boleto para la rifa de un avión que ahí seguirá generando gastos, y una consulta -que también generó gastos- paradójicamente elaborada para ver si se aplica o no la Ley.

Parece que alguien ha perdido el juicio, no el que se está formulando en contra de los expresidentes, sino el que da lucidez para tomar decisiones en favor de los gobernados; el juicio que permite poner por encima del interés personal y de los ánimos revanchistas, el bien de las y los mexicanos, no solo de los que ciegamente lo siguen y lo defienden a capa y espada; no solo el de los que ahora exigen que se castigue a los expresidentes que militan o militaron en los mismos partidos que en aquellos tiempos, los ahora “juzgadores del pueblo” defendían y de ellos se servían. Se pierde el juicio cuando se le inyecta la mayor parte del presupuesto a un tren Maya, un aeropuerto de Santa Lucía y a una Refinería de Dos Bocas, pero se hacen de la vista gorda al ver la violencia creciente; y prefieren guardar silencio frente al calvario de los niños con cáncer, y sus familias, ante la falta de medicamentos.

El combate a la corrupción por supuesto que es indispensable para acabar con el lastre de impunidad que hemos arrastrado por décadas; sin embargo, en estos casos no aplica eso de que “veneno, mata veneno”. La corrupción no se combate con corrupción. Es verdad, los expresidentes deben responder ante las autoridades por las faltas que presuntamente hayan cometido, entonces, que se aplique la Ley y punto, pero que no se justifique de ninguna manera un montaje mediático, que en el trasfondo, sirva únicamente para satisfacer la sed de venganza de un personaje, que de paso, pretende llenar de boletas las urnas en el 2021. El avión presidencial en efecto ha sido un monumento al derroche desde su adquisición, pero en lo que va de este sexenio, no ha sido diferente, dado que, en gastos de mantenimiento, refacciones y en la compra de cachitos para su sorteo, la austeridad republicana prefirió hacer una pausa, al erogar más de mil millones de pesos. Insisto, “ya sabes quién”, quiere enjuiciar a sus antecesores, pero en ese intento, es probable que ya haya perdido el juicio.

Twitter: @LaloSerranoZ

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *