ANÁLISIS DE ALTURA… ¿El porqué de las vacunas de aire?

ANÁLISIS DE ALTURA… ¿El porqué de las vacunas de aire?

Autor:
07/04/2021

471548

Por: Eduardo Ortega Solano

“Por un perro que maté, mataperros me llamaron”; este conocido refrán explica que una sola acción nos puede marcar de por vida, pero también es aplicable a algún hecho, que si bien pudiera ser aislado es suficiente para generar una percepción. Recientemente se viralizó un video en redes sociales, donde se ve a una enfermera aplicar una vacuna con una jeringa vacía a un adulto mayor; él acudió a la Unidad Zacatenco del IPN, por la inoculación contra la COVID-19, y fue la sobrina del hombre, la que grabó el incidente, quien reportó el suceso con un superior. Este reconoció el error y de inmediato procedió a aplicar la vacuna. El 3 de abril, un día siguiente del suceso las autoridades responsables: IMSS y la Secretaría de Salud del Gobierno de la CDMX publicaron una “tarjeta informativa”, donde lamentaron lo ocurrido, reconocieron el yerro, además de informar que a la vacunadora voluntaria se le retiró la cédula.

Se documentó en portales noticiosos que se han replicado dos casos similares, uno en el Estado de México y otro en Sonora, pero no existen como se afirma, indicios aunque sean mínimos, para pensar que personal de Salud se encuentre coludido en un robo hormiga de vacunas, o que se trate de alguna otra teoría conspiracionista como muchas que pululan en la red, las cuales van desde: la alteración del ADN, hasta el microchip que pretende implantarnos Bill Gates, o la afirmación absurda que es más seguro contagiarse que vacunarse, sin tomar en cuenta que el recontagio es una realidad y cada vez que ocurre es más peligroso. Nuestra imaginación proclive a la fantasía y a las leyendas urbanas, nos impide aceptar de forma natural que lo más probable es que efectivamente se trató de un error humano, ocasionado por cansancio o extrema irresponsabilidad, ¡eso sí! muy reprobable y muy lamentable, no se debe pasar por alto y no se debería repetir.

Claro que también la desinformación es alimentada de forma perversa por dos frentes, los AMLOvers y los AMLOfobicos, donde por cierto estos últimos pretenden hacer creer, por medio de cartones y memes, que lo que bautizaron como “vacunas de aire” es un símil de las “vacunas de agua” que utilizó el exgobernador Duarte para los niños con cáncer. Afirman que el PRI utilizaba agua y Morena, aire. Por supuesto que seguir utilizando la pandemia y la vacuna como trinchera de diferencias políticas no solo es una irresponsabilidad… también una verdadera estupidez. La vacuna es nuestra única salida, al desprestigiarla solo se genera desinformación y temor, un auténtico harakiri.

López Obrador, tampoco realizó una de sus declaraciones más afortunadas al afirmar en la mañanera de este lunes, que los escándalos de “vacunas de aire” -aquellas en las que no hay líquido en la jeringa al momento de inmunizar- que han surgido en el país podrían ser un montaje de sus adversarios, y recordó el montaje de Loret de Mola en el caso de Florence Cassez. Queda la duda ¿Si los protagonistas reconocieron el fallo, bajo que argumentó y para que sostiene AMLO su teoría? Por otro lado, Epigmenio Ibarra, en una defensa que francamente no ayuda al presidente afirma que “La CIA bien pudo haber organizado la falsa vacunación de una persona y hacer un montaje”.

Dice la frase atribuida falsamente a Maquiavelo: “El fin justifica los medios”, ¿Hasta pegarle al pesebre, o en este caso a la vacuna?

Twitter: @EduardoOrtegaS

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *