ANÁLISIS DE ALTURA… La democracia participativa, es el principio de la verdadera democracia 

ANÁLISIS DE ALTURA… La democracia participativa, es el principio de la verdadera democracia 

Autor:
19/07/2021

557900

Por: Eduardo Ortega Solano

Muchas voces se han pronunciado en contra de participar en la consulta popular que se llevará a cabo este 1 de agosto, y  no están tratando  de respaldar o descalificar alguna de las opciones, donde la respuesta será simplemente: SI o NO; esta postura promueve el abstencionismo, la propuesta es, “no acudir a las urnas”. Sin embargo, me parece que estamos en un ejercicio sin parangón, un avance sin precedente en nuestra incipiente democracia. En el proceso electoral del 2015, Denise Dresser promovía la anulación del voto, con el slogan: “Anular es votar, es protestar” (tiene razón, es de las pocas cosas que coincido con la politóloga) sin embargo, el “voto nulo” no tiene valor jurídico, se va a la basura,  junto con los que no acuden a votar. En la próxima consulta, acudir a anular el voto tendrá un valor; ya que lo fundamental en esta consulta, no es si gana el “SI” o el “NO”, el objetivo principal sería llegar al 40 por ciento de la participación ciudadana, con esto el resultado es vinculante es decir: la Ley está obligada a hacer cumplir la decisión tomada en la misma.

Consulta popular, referéndum, plebiscito, revocación de mandato, son figuras que ahora se encuentran en nuestra “Carta Magna” y son parte de la democracia participativa, que a diferencia de la democracia representativa, puede ser promovida por los ciudadanos y no solamente por los legisladores. Una consulta popular puede ser por iniciativa del Presidente de la República, o el 33 por ciento de alguna de las Cámaras del Poder Legislativo, también el dos por ciento del padrón electoral. En esta ocasión el propio presidente convocó a la ciudadanía a recabar firmas para pedir a las autoridades que convocara a una consulta ciudadana, a fin de decidir si se debe investigar y enjuiciar por corrupción y otros delitos a los expresidentes de México. A pesar que se completaron las firmas, el INE no realizó un proceso de validación ya que fue el primer mandatario quien presentó la iniciativa. Pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación, resolvió que la pregunta propuesta tenía dejos de  inconstitucionalidad por lo que se  reformuló, siendo la pregunta que aparecerá en las boletas una verdadera galimatía.

Por cierto, el periódico “The Economist” dejó ver nuevamente su animadversión hacia AMLO,  al asegurar que la pregunta enviada  por el presidente pudo haber sido formulada por “Cantinflas” y la calificó de un gran circunloquio. Por supuesto que el rotativo omitió de forma dolosa precisar que no fue la pregunta inicial de López Obrador y que la modificación fue realizada por la Corte. Sin embargo, la mayoría coincidimos que la pregunta resulta confusa, tanto así  que dependerá de la interpretación que se quiera dar para poder ser utilizada como un dictamen en contra de los expresidentes, pero deja la puerta abierta para poder juzgar a cualquier funcionario o servidor público del pasado.

Es totalmente predecible que la mayoría de los que participen en esta consulta votaran por el “SI”, como predecible es que no se logrará la participación de un 40 por ciento del padrón para que pueda ser vinculante. Nos falta mucho para entender que la “democracia directa” ofrece a los mexicanos la oportunidad de participar activamente en la vida política del país.

Twitter: @EduardoOrtegaS

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *