APUNTES… ¿Es el INE el principal enemigo de Morena?

APUNTES… ¿Es el INE el principal enemigo de Morena?

Autor:
27/03/2021

462181

Por: Guillermo Fabela Quiñones

El encontronazo de estos días entre el presidente López Obrador y el Instituto Nacional Electoral (INE), se puede catalogar como una más de las triquiñuelas del Mandatario para desviar el curso de la Cuarta Transformación (4T), sin que él aparezca como causante del proceso, sino como víctima. Es preciso puntualizarlo ahora, porque la gran mayoría de la población no se percata del trasfondo real de los hechos políticos que más impactan a la opinión pública.

Vale preguntar, de entrada, si el INE ha tenido algo que ver en la descomposición de Morena, a nivel nacional, no de ahora sino prácticamente desde antes de que López Obrador ganara las elecciones de 2018. El partido sirvió a los intereses políticos de éste, no a la conformación de una organización partidista con fuerza necesaria para dar la batalla contra el régimen que se pretendía cambiar estructuralmente.

Morena, su fundador lo encamina a la picota

Esto se confirmó al inicio del sexenio, con la conformación de un gabinete donde los puestos claves se dieron a personajes del régimen que se pretendía echar al basurero de la historia. Se pensó que proceder de esa forma era una táctica para ganar tiempo y fuerza ante las embestidas reaccionarias que se veían venir. Cuando eso se lograra, se empezaría a integrar un gabinete comprometido con el nuevo y ambicioso proyecto de país. Después de dos años y tres meses no ha sucedido así.

Con el cambio de la dirigencia nacional en Morena, el año pasado, se creyó que era el momento para enderezar el rumbo y fortalecer al partido. Sucedió lo contrario, como lo hemos constatado desde que Mario Delgado asumió el cargo de dirigente nacional, no obstante su trayectoria afín al régimen neoliberal, ideológica y políticamente. Con estas decisiones del Mandatario, el INE no necesita mover un dedo para acabar con Morena: el mismo fundador del partido se ha encargado de ponerlo en la picota.

Es ingenuo suponer que no haya sabido de antemano lo que iba a suceder con la candidatura de Félix Salgado Macedonio, ¡le puso en charola de plata al INE la decisión que acaba de tomar al echar abajo su candidatura! No reportar gastos de precampaña es mero pretexto. Lo mismo para el candidato en Michoacán, Raúl Morón y los cincuenta del partido que también fueron sancionados con multas que suman 3.6 millones. Con todo, el inquilino de Palacio Nacional advierte: “No voy a juzgar, sólo decir que existe una estrategia política en contra nuestra para que el movimiento de transformación no tenga mayoría en la Cámara de Diputados”.

¿Acaso la tiene? Nominalmente sí, hasta ahora, pero ideológicamente es una falacia suponerlo. ¿No es un nido de “chapulines” la actual Legislatura, con unas pocas excepciones? En la mayor parte del país, los fundadores de Morena, quienes creyeron con buena fe en el proyecto enarbolado por López Obrador, en este momento están dando la batalla contra dirigentes locales ajenos absolutamente a la causa inicial, que abrió expectativas de cambio y renovó esperanzas perdidas por un futuro mejor.

En Puebla se está dando la batalla decisiva

Claro ejemplo lo tenemos en Puebla, donde la nomenclatura de Morena contrató a dos empresas encuestadoras, las cuales coincidieron en que el mejor posicionado, el único con capacidad de derrotar a la actual alcaldesa, Claudia Rivera Vivanco, quien busca la reelección, es el diputado con licencia, Gabriel Biestro Medinilla. Sin embargo, da la casualidad que la madre de la alcaldesa en funciones, Eloísa Vivanco, acaba de ser nombrada presidenta de la Comisión Nacional de Honor y Justicia de Morena.

No se necesita ser mal pensado para imaginar la causa de este movimiento cupular. Más aún si lo ligamos a otro personaje de la nomenclatura López Obradorista: Ignacio Mier, expriista, coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, cuyos intereses fundamentales están en Puebla, de donde es originario. Si Gabriel Biestro no es candidato, seguramente se correrá el riesgo de que el PAN retome la alcaldía poblana. A menos que se lleve a cabo una negociación con la dirigencia blanquiazul, obviamente en detrimento de Morena. Es válida la pregunta: ¿es el INE el principal enemigo de Morena?

[email protected]

Twitter: @VivaVilla_23

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: