ARMANDO DIÁLOGOS… Prohibida la violencia para educar

ARMANDO DIÁLOGOS… Prohibida la violencia para educar

Autor:
24/04/2021

485192

Por: Armando Ochoa Serrano

Este 25 de abril, es el Día Internacional contra el maltrato infantil, por ese motivo comparto reformas a la Ley que prohíben el uso del castigo físico y la humillación como formas de educar.

El pasado 12 de enero de 2021 entraron en vigor reformas a la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNyA), que en su artículo 47 reconoce el “Derecho a recibir orientación, educación, cuidado y crianza de su madre, su padre o de quienes ejerzan” cualquier modalidad de tutela, así como a los encargados de cualquier institución social, pero sin que “se autorice a estos el uso del castigo corporal ni el castigo humillante”.

Y con precisión detalla, el “Castigo corporal o físico es todo aquel acto cometido en contra de niñas, niños y adolescentes en el que se utilice la fuerza física, incluyendo golpes con la mano o con algún objeto, empujones, pellizcos, mordidas, tirones de cabello o de las orejas, obligar a sostener posturas incómodas, quemaduras, ingesta de alimentos hirviendo u otros productos o cualquier otro acto que tenga como objeto causar dolor o malestar, aunque sea leve”.

Define el castigo humillante como “cualquier trato ofensivo, denigrante, desvalorizador, estigmatizante, ridiculizador y de menosprecio, y cualquier acto que tenga como objetivo provocar (…) humillación”.

En las reformas al Código Civil Federal se establece: “Los integrantes de la familia, (…) tienen derecho a que los demás miembros les respeten su integridad (…) con objeto de contribuir a su sano desarrollo (…). Y advierte: “Por violencia familiar se considera el uso intencional de la fuerza física, moral o de cualquier acto que tenga como objetivo provocar dolor, molestia o humillación, (…), así como las omisiones graves que ejerza un miembro de la familia en contra de otro integrante de la misma, que atente contra su integridad (…).

Estas disposiciones, fundadas en derechos humanos, investigaciones y la experiencia, nos está diciendo que educar en base a la violencia, provoca fuertes costos emocionales y malos resultados.

Muchos dicen que el autoritarismo violento de los padres educa mejor que los padres totalmente permisivos, que dejan hacer a los hijos lo que quieran. Que es el otro extremo, que tampoco es recomendable.

Es difícil cambiar los métodos de educar que se han utilizado generación tras generación.

Lo recomendable es educar con amor y respeto. Donde los padres o tutores son la autoridad que orienta y razona, que establece reglas y límites, que de no ser respetados producen consecuencias, pero que no son crueles. Autoridad familiar que predica con el ejemplo, con comprensión y comunicación. Todo un arte que nadie nos enseña. Lo cierto es que debemos educar sin terror, para generar seres humanos sanos, felices y plenos.

Comentarios: [email protected]

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *