Bicicletas

Bicicletas

Autor:
17/01/2020

63818

Por: Emmanuel Salazar

En los últimos 40 años Durango se esforzó por dejar de ser un rancho bicicletero, cuando paradójicamente en algunos países de Europa se impulsó desde entonces la bicicleta como un medio de transporte porque no contamina y contribuye a la buena salud.

A principios de semana, de golpe y porrazo para la mayoría de la sociedad, la calle Laureano Roncal comenzó a ser delimitada para abrir la primera ciclovía de la ciudad, y lo que se antojaba una buena acción se complicó ante el rechazo de los ciudadanos que viven por dicha vialidad.

La idea de contar con un circuito para bicicletas en la ciudad no es del todo rechazada por los ciudadanos, sin embargo, en el punto en donde se inició el experimento, los vecinos rechazan la idea, y argumentan el incremento en el tráfico, producto en buena medida porque se ha priorizado el estacionamiento para los coches, por lo que sólo se deja un carril para desahogar la calle, que ahora resulta tiene un tráfico importante.

El estima del rancho bicicletero, quizás ha sido removido en el inconsciente de la población que creció pensando que el automóvil era el signo inequívoco de la prosperidad económica, y que ahora resulta, que bajo los nuevos parámetros no necesariamente tener un vehículo contaminante es el elemento que nos confirma nuestro progreso económico.

Nunca será tarde intentar cambiar los paradigmas que la sociedad se impone, y quizá sea hora de que algunos de nosotros retomemos el uso de la bicicleta, que en el caso de un reportero no necesariamente podría aplicarlo pues desplazarse por ejemplo de la Unidad Municipal Administrativa al Bicentenario si llevaría un tiempo importante, por lo que al menos debería uno tener una buena condición física para poder realizar el desplazamiento y posteriormente incorporarse a una entrevista, por lo que llegaríamos seguramente sin aire para poder preguntar.

Pese a esa circunstancia, que podría salvarse por momentos con el uso del automóvil, no esta demás el uso de la bicicleta y poder recordar que de niño cruzaba con gran temor, desde la colonia Valle del Sur hasta al callejón de Rebote para arribar a la casa de mi abuelita, que en paz descanse.

Un tema aparte es lo oneroso que se escucha que la ciclovía de Laureano Roncal vaya a costar 2.8 millones de pesos. Bien valdría revisar el tema, y ahondar en la posibilidad de revisar el monto que resulta a toda luces alto.

Comentarios: @jemmanuelsr

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *