Corrupción

Corrupción

Autor:
22/05/2020

163021

Por: Emmanuel Salazar

Algo estamos haciendo mal los duranguenses pues la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental de Inegi, ha colocado a Durango en el nada honroso primer lugar nacional de la tasa de víctimas por actos de corrupción, lo que implica la existencia de 25 mil 389 ciudadanos afectados.

La encuesta levantada en más de 44 mil hogares mexicanos, mostró pues un cariz altamente preocupante para todos los duranguenses que debemos de trabajar para reducir esa estadística, por lo que urge que la Fiscalía Anticorrupción pueda emprender acciones concretas que puedan inhibir ese tipo de prácticas.

La misma encuesta precisa que durante el 2019 hubo unos 55 mil 192 actos de corrupción, mientras que en 2017 se estimó que hubo hasta 46 mil 676, lo que implica que, en lugar de disminuir ese tipo de incidencias, aumentaron.

Aunado a las acciones que pueda realizar la Fiscalía Anticorrupción, el Sistema Local Anticorrupción deben de actuar y dejar de ser una especie de adorno, que por cierto resulta caro, pues tienen jugosos sueldos sin que se perciba a ciencia cierta qué hacen, cómo desquitan el jugoso sueldo que tienen.

Además de la Fiscalía Anticorrupción y el Sistema Local Anticorrupción, contamos con la Secretaría de la Contraloría que también queda en entredicho ante esos resultados.

Junto con esos tres organismos antes citados, tenemos por supuesto a la Entidad de Auditoria Superior del Estado, en donde difícilmente se ha llegado a concretar alguna sanción específica a presidentes municipales que han salido a relucir por sus quebrantos en sus cuentas públicas municipales.

Sin lugar a dudas ante los fallos de esas instancias, queda el único recurso de lograr articular a la sociedad en su conjunto para poder inhibir ese tipo de prácticas, e inclusive activar a los organismos intermedios de la sociedad puede inhibir los desplantes del poder centralizado que se observa en el Gobierno de la República que busca ya fiscalizar a los ricos para que paguen impuestos de manera más acorde a sus ingresos.

No es malo que los ricos, paguen sus impuestos, eso está bien, eso siempre debió haber sido, pues hasta la fecha quienes pagamos los impuestos somos los de siempre, toda la amplia franja de la clase media, desde aquellos que se sienten ricos hasta aquellos que difícilmente han superado el bajo ingreso.

Sin duda los duranguenses tenemos el reto de lograr dejar atrás ese deshonroso primer lugar en los siguientes años y meses.

Comentarios: @jemmanuelsr

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: