Don Arnoldo Cabada de la O, un ser humano excepcional que nació para servir

Don Arnoldo Cabada de la O, un ser humano excepcional que nació para servir

Autor:
13/02/2021

422017

Por: Gilberto Jiménez Carrillo

Los seres humanos tendemos a clasificar todo a nuestro alrededor, esto incluye también a los hombres. Las personas se clasifican en una pirámide de tres niveles, en la base están la gran mayoría, en medio los exitosos y en la punta los más excepcionales, estos últimos se distinguen porque sus logros atraviesan las barreras del tiempo y el espacio. Los hombres excepcionales no esperan, provocan. Los hombres excepcionales escuchan, motivan, sostienen. Los hombres excepcionales no conocen la zona de confort, abren caminos, mueven montañas y construyen hogares. Los hombres excepcionales no solo dicen, hacen. Hace apenas unos días se apagó la voz calmada, clara y firme de un hombre excepcional: Arnoldo Cabada de la O ha partido. Hay hombres que al pasar por este mundo dejan una estela luminosa con recuerdos imperecederos que ni el transcurrir del tiempo logra borrarlos. Dueño de una aguda inteligencia, Don Arnoldo personificaba lo mejor de un espíritu que puso sus talentos al servicio de los demás. Poseía una infinita capacidad de trabajo, no solo en cantidad sino en calidad. Su sacrificio y entrega eran admirables cuando quería llegar a un objetivo, aunque este pareciera inalcanzable.

Para quienes tuvimos la enorme fortuna de haber cruzado camino con Don Arnoldo Cabada, su fallecimiento nos caló profundamente. La noticia de su muerte nos sume en una gran melancolía. Uno tiene la sensación de que seres así ya no tienen reposición y de que algo muy profundo, que marcó ejemplarmente nuestras vidas, se va con él. Don Arnoldo Cabada fue un ser humano excepcional, pionero en todos los sentidos. Un hombre generoso y comprometido con su pueblo y con su región. En ciudad Juárez quien no se acuerda de Don Arnoldo Cabada, del hombre que decía: “Una cosa he aprendido al caminar, que no puedo ganarle a Dios cuando se trata de dar. Si doy no es porque tengo, más bien tengo porque doy”.

Su labor social fue conocida en varios idiomas en toda Hispanoamérica, África, Asia y Europa, pues la internacional revista Selecciones de Readers and Digest, en su edición de agosto de 1994, publicó un artículo titulado “Arnoldo Cabada de la O, nacido para servir”. Fue el año de 1935, cuando en Villa Ocampo, Durango nació Arnoldo Cabada de la O, que años después en 1979, fundara el canal 44 de Ciudad Juárez, creando entre otras cosas el programa “Entrevistas”, con el objetivo de ayudar a la población más necesitada.

Una persona verdaderamente admirable, de principios innegociables, de una profunda fe, ingenioso, humilde, generoso, y con un magnetismo personal que mantuvo hasta el último momento. Ese fue Don Arnoldo, un ser humano irrepetible. Su obra es vasta y su huella profunda, su figura perdurará como inagotable cantera inspiradora, y su memoria como recordatorio permanente de que, con perseverancia y esfuerzo, todo es posible. Su obra no termina hoy ni mañana, lo que el inició, será continuado por sus herederos y por los hijos de estos, porque las buenas obras nunca mueren. Los hombres excepcionales viven su vida con mujeres excepcionales, como lo hizo Don Arnoldo con doña Martha Alvidrez, su compañera de vida. Hay personas que no sólo dejan huella, sino que dejan una enseñanza de vida, una vida digna y de rectitud. A ese hombre lo conocí yo.

En paz descanse Don Arnoldo Cabada de la O, un ser humano excepcional que nació para servir.

Email:[email protected]

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *