En materia de seguridad, el Gobierno de Durango ha cumplido

En materia de seguridad, el Gobierno de Durango ha cumplido

Autor:
29/06/2021

540619

Por: Gilberto Jiménez Carrillo

La delincuencia es un problema social y de seguridad que vivimos los mexicanos diariamente. Muchas causas han generado la delincuencia, las más importantes son el narcotráfico, el tráfico de armas, los asaltos, el desempleo, la polarización económica y la debilidad de las instituciones de seguridad pública y justicia.

En mayor o menor grado, el crecimiento de la violencia y la inseguridad están presente en todos los estados del país. A casi cinco años de gobierno de José Aispuro Torres, podemos presumir que Durango es uno de los lugares más seguros del país. Así lo sugiere, al menos, la edición más reciente de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del Inegi.

De acuerdo con el sondeo, 26 por ciento de la población de Durango se siente insegura, mientras que el promedio para todas las ciudades del país ronda en 66 por ciento. El dato es de llamar la atención, pues hasta antes del actual Gobierno, nuestra ciudad y el estado en general, estaban destinado a convertirse en un territorio sin Ley, como en tantos otros lugares del país.

Nos horrorizan las muertes en Reynosa, en Zacatecas, los contantes asesinatos en Guanajuato, la violencia que no termina en Michoacán y tantos y tantos acasos más que diariamente suceden a lo largo y ancho del territorio nacional. Lo anterior inevitablemente nos lleva a pensar en la condicionen que vivimos los duranguenses y sin darle muchas vueltas, la conclusión es que estamos en la gloria.

Esta más que claro, la drástica reducción de los incidentes de violencia a partir del Gobierno de Aispuro Torres, se debe a una estrategia dio resultado. ¿Cómo le hizo? No lo sé, lo que si se es que en Durango ya tenemos cinco años que no se habla de secuestros, descuartizados, balaceras a plena luz del día, levantados y otras tantas conductas que nos quitaron la tranquilidad no hace mucho. Vivíamos en alerta permanente, lo cual ocurre cuando la sensación de inseguridad se apodera de los ciudadanos, y cuando esos temores y miedo se propagan en nuestra mente recuperar la tranquilidad y la normalidad (con independencia de si están o no justificados) cuesta mucho.

Durango está todavía muy lejos de convertirse en un lugar seguro. Sin embargo, es justo reconocer que las cosas mejoraron durante los años de José Rosas Aispuro al frente del gobierno del estado. La excelente labor realizada por Javier Castrellón Garza como secretario de Seguridad Pública, hizo posible que los durangueses recuperáramos la tranquilidad que habíamos perdido. Ante la dramática situación de inseguridad que se vive en el país desde hace más de una década es difícil no caer en el fatalismo. Sin embargo, en Durango en poco más de un año, concluirá una administración que ilustra que al menos es posible cambiar el rumbo y que existe una ruta viable hacia la gradual pacificación del país.

Por supuesto, que hace falta mucho más de lo que se hizo en Durango, pues somos un estado con poblaciones relativamente pequeñas, donde fue posible lograr un cambio gracias, en buena medida, a un trabajo relacionado con capacidades locales. Sin embargo, es importante resaltar que la voluntad política para poner fin a la violencia o para mantener la paz, resultó un factor central para iniciar el proceso de tranquilidad que tenemos, y en eso el gobernador Aispuro tiene mucho mérito.

Email:[email protected]

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *