Esperanza

Esperanza

Autor:
19/02/2021

428122

Por: Emmanuel Salazar

La vacunación de adultos mayores es sin duda un aliciente para la población mexicana y por supuesto entre los duranguenses aún y cuando aberrantemente se decidió ir a vacunar al medio rural, donde hay poca incidencia del COVID-19 y por lo tanto hay menos decesos.

Quizás el único municipio que justifica una vacunación en sus adultos mayores es Tlahualilo, pues de marzo a la fecha ha registrado 109 contagios con 24 decesos, los cuales en su mayoría se presentaron cuando hubo un fuerte brote en el ejido Lucero, donde se encuentra la planta SuKarne que incluye un mega rancho ganadero conurbado a Gómez Palacio.

Tlahualilo pues podría tener cierta coherencia pues al final conviven mucho con un municipio como es Gómez Palacio en donde la tasa de mortalidad es fuerte ya que acumula siete mil 330 contagios con 711 decesos.

En todo el municipio del Mezquital se han registrado 75 contagios desde marzo y solo un deceso, mientras que en Indé se han registrado 20 contagios y dos decesos; en San Juan de Guadalupe ha habido seis contagios y un deceso; mientras que en Tepehuanes solo ha reportado 28 contagios y ningún deceso. Los municipios antes citados fueron los que, desde un escritorio en la ciudad de México se determinó atender con 12 mil 870 vacunas para adultos mayores.

Pareciera ser que quienes deciden, están lejos de conocer que en el municipio de Durango se han contagiado 16 mil 190 personas, prácticamente más de la mitad de los 30 mil 373 contagios que se acumularon hasta este jueves en el estado y que han provocado 883 decesos.

El Subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, dejó de lado esas cifras y secundó una visión presidencial sustentada en el maniqueísmo de buenos y malos, en donde aparentemente quienes viven en la ciudad son los ricos, los poderosos y quienes viven en el medio rural son los pobres y desvalidos. Y se deja de lado los hechos, los datos duros que nos muestran y confirman que a mayor población mayor contagios y con ello más decesos.

Pese a lo anterior, la sola difusión de la noticia de contar con vacunas para adultos mayores inyecta esperanza, esa gran condición que venden todos los políticos, sobre todo en época electoral, lo que seguramente será objeto de uso en el presente año en el que vamos a elegir diputados federales y locales.

Twitter: @jemmanuelsr

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: